El Madrid empieza con buen pie una semana decisiva (91-77)

Detalles
Compartir en La Tafanera
Compartir en Menéame
Compartir en Tuenti
Compartir en Digg it!
Compartir en Cabozo

El Real Madrid ató su octavo triunfo consecutivo como local. En esta ocasión, se mostró muy superior al FIATC Joventut desde los primeros compases del duelo. Con Rudy, Nocioni y Maciulis en plena forma a pesar de los dos partidos en la doble jornada intersemanal de Euroliga, la distancia solo fue a más conforme corría el reloj. Destacables también los minutos de Hernangómez.

Distribución de minutos. Esa es la clave para poder rendir al máximo en varias competiciones sin que ninguna se vea perjudicada. Aunque la andadura en Euroliga del Real Madrid no era la mejor y no llegaban en el estado anímico más aconsejable teniendo en cuenta la acumulación de partidos, tras caer en los dos duelos ante el Fenerbahçe, arrollar al Joventut ayudó a creer en esa remontada europea que intentarán empezar el martes.

Aunque los visitantes tenían una muy buena ‘excusa’ para ganar este partido, aferrarse a unos playoffs que cada vez parecen alejarse más (por el balance 11-17 tras este duelo), solo habían conseguido 4 triunfos a domicilio a lo largo de la temporada regular. Y este no fue el enfrentamiento idóneo para lograr la quinta.

Las estadísticas no fallaron en cuanto a los lanzamientos de triples, ranking que lideran, pero la efectividad que venía decayendo desde los últimos duelos no hizo una excepción en esta ocasión, llegando al descanso con solo uno anotado de diez intentos.

Y es que el Real Madrid salió con todo desde el inicio, un quinteto de gala al que Laso no tardó en dar descanso. Rudy resultó letal en las recuperaciones. Al Joventut le costaba recular cuando vio que los blancos se distanciaban y optaban por una táctica más ofensiva, con el consecuente resentimiento atrás.

Llovet se mostraba muy atento bajo la cancha, cazando cada mínimo choque del balón contra la barrera. Mallet no dejaba de intentarlo desde la línea de tres, pero se topaba una y otra vez contra el aro.

La entrada de Brandon Paul dio un soplo de aire fresco al Joventut, anotando, esta vez sí, desde la línea de tres, tras fallar 7 en el primer periodo. Al menos el primero, los demás volvieron a resistirse, lo que también resultó clave para marcharse con una desventaja de 12 puntos al segundo periodo.

Maldonado no paraba quieto, no le gustaban los continuos fallos y las pérdidas de balón de los suyos. Paul tiraba del carro, metiéndose en las entrañas gracias a su velocidad y pequeña envergadura. Después, corría para defender a Maciulis, muy acertado con los triples. La intención cuenta, pero no era suficiente para remontar un partido que cada vez parecía más imposible, a pesar de que aún no había llegado el ecuador.

La superioridad blanca estaba patente, marcando el ritmo, pausando el juego cuando era necesario, y replegando todos juntos, como un equipo. Hernangómez aprovechó sus 4 minutos para ganarse la ovación al no fallar ni uno de sus intentos. 6 puntos con los que casi conseguía alcanzar a Rudy, Nocioni y Maciulis, los máximos anotadores hasta el momento con 8 puntos cada uno, pero con más partido a sus espaldas.

Mallet parecía encontrar la puntería desde línea de tres ya en el tercer tiempo, quizás ya demasiado tarde para dar la vuelta a la casi veintena de puntos que los separaban. Sin embargo, fue este su cuarto más anotador, llevándose la ventaja parcial (19-24) y reduciendo distancias. Se estaba relajando el Real Madrid al final, empañando lo que, hasta el ecuador, estaba siendo un encuentro muy serio de los de Laso.

En los últimos tres minutos, la tensión se palpaba en el rostro de Pablo Laso. De contar con una ventaja de hasta 21 puntos, pasar a una de solo nueve. Pretendía remediar esa agonía con un tiempo muerto para dar unas últimas indicaciones y que no se escapara una victoria que parecía casi resuelta al descanso.

El ambiente se calentaba y aparecían los piques entre Albert Sabat y Maciulis, pero los blancos volvieron a enchufarse cuando solo quedaban 90 segundos y un mate de Hernangómez junto a un triple del propio Maciulis sirvieron para volver a poner tierra de por medio.

Finalmente, el Real Madrid consiguió la victoria por 91 – 77, una ventaja considerable que, en momentos del último cuarto, no llegó a ser tanta. Ya con los ojos en el duelo del martes, deberán corregir esa relajación si quieren seguir vivos en Euroliga.

Twitter: @alba__23

  • No se han encontrado comentarios
Por favor, acceda con sus datos para poder comentar
   

Login Form

   

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto
ARAB 
© Manda Pelotas