Cristiano Ronaldo reivindica su trono en Múnich (1-2)

Detalles
Compartir en La Tafanera
Compartir en Menéame
Compartir en Tuenti
Compartir en Digg it!
Compartir en Cabozo

El Real Madrid logró una importante victoria en el Allianz Arena tras dominar completamente al Bayern Múnich en el segundo tiempo. Los bávaros se adelantaron antes del descanso por mediación de Arturo Vidal, que falló un penalti inexistente en el descuento, mientras que Cristiano Ronaldo dio la vuelta al marcador en 45 minutos sobresalientes.

Pocas escenas pueden escenificar mejor la situación actual del Real Madrid en el planeta fútbol que las vividas en el Allianz Arena en los tres últimos años. Múnich ha sido siempre un infierno para el conjunto blanco, que viajaba a Alemania con un cargamento de velas suspirando por encajar los menos goles posibles. Ahora ha pasado a golear y ganar con contundencia. En casos como el de hoy, más allá del resultado, ya que el 1-2 es engañoso. La segunda parte fue escandalosa.

El conjunto de Ancelotti, uno de los grandes favoritos para ganar la competición y con la Bundesliga en el bolsillo (nada nuevo bajo el sol), solo aguantó el pulso durante los primeros 45 minutos. Fue ahí donde logró generar algo de peligro sobre el marco de Keylor Navas y obligar al Real Madrid a emplearse a fondo en labores defensivas. El peor parado fue Gareth Bale, al que le tocó hacer horas extra en la zaga, desapareciendo del juego ofensivo. Casemiro, Nacho o Marcelo, siempre fiables, tampoco rindieron al máximo nivel.

Aún así, la primera gran ocasión fue de Karim Benzema, siempre presente en las grandes citas. El gato estrelló en el larguero un cabezazo desde el corazón del área tras un gran centro de Toni Kroos desde la banda derecha. Fue un aviso a los 18 minutos que el Bayern se tomó en serio, ya que apenas cinco después Arturo Vidal ponía el 1-0. El chileno remataba también de cabeza, pero aquí Nacho falló completamente en la marca y fue arrasado por el centrocampista. Keylor, del que cada vez es más absurdo esperar milagros, hizo lo que pudo: nada.

Los de Zidane encajaron bien el golpe y mantuvieron su identidad, logrando que el choque no se decantase del lado local. Luego entró en juego el azar, tantas veces olvidado y tan importante en el deporte rey. En el minuto 45, con el tiempo cumplido, Ribery probaba fortuna desde la frontal del área con un disparo centrado. El esférico golpeo claramente en el pecho de Carvajal, que tenía el brazo escondido detrás de la espalda, pero Rizzoli vio mano. La utilidad del juez de área quedó refrendada: no valen para nada. Aunque intentó convencer al colegiado de que no era penalti, el italiano mantuvo su desacertado criterio y marcó la pena máxima. Vidal cogió carrera, golpeó... Y emuló a Ramos en 2012. Una nueva nave camino del recién descubierto sistema solar.

Tras la reanudación, comenzó una exhibición merengue para guardar en la memoria. Fue tan insultante que la sensación tras el encuentro fue derrotista, ya que el 1-2 al final acabó siendo corto, muy corto. Los blancos, de negro en Múnich, tardaron apenas dos minutos en igualar la balanza. Casemiro se redimió con un pase sensacional a Carvajal en la banda derecha, el lateral se inventó un pase perfecto al corazón del área a media altura y Cristiano Ronaldo la empaló de volea. 1-1.

Cinco minutos más tarde, Gareth Bale aparecía al fin en ataque para demostrar lo gran portero que es Manuel Neuer. Luka Modric puso un centro perfecto al primer palo, el galés cabeceó potentísimo en un remate casi idéntico al del 1-0 y el guardameta alemán sacó un mano prodigiosa. Lo que no ocurrió en la otra portería.

Con el Madrid instalado en campo contrario, Javi Martínez terminó de capitular y entregar las armas al conjunto de Zidane. El español se marchó expulsado en apenas dos minutos, lo que tardó en ver la primera y la segunda amarilla. Ni las protesto, ambas llegaron tras dos faltas sancionables. Era el colmo para el Bayern, totalmente desdibujado como ya ocurriese en 2014.

La gran diferencia con aquel histórico choque estuvo en el acierto de Neuer. En el 72, el portero volvía a aparecer con otra intervención de órdago, sacando por abajo un disparo de Benzema dentro del área tras una gran asistencia de Carvajal, reconvertido en mediapunta. Tres más tarde, el francés cedía para Cristiano Ronaldo, que en el punto de penalti fusilaba con mucha violencia al germano. Sin inmutarse, el guardameta alzó su mano a la velocidad de la luz y despejó el remate.

No hubo que esperar mucho más para ver el 1-2. En el 77, Marco Asensio (espectacular desde que entró por Bale) lanzó un pase perfecto al primer palo, Cristiano Ronaldo se anticipó a Bernat y remató a bocajarro ante Neuer, que esta vez se quedó sin poderes. Hubo que probar de todas las maneras posibles, pero finalmente cayó el merecido tanto.

Por increíble que parezca viniendo de un partido en Alemania, el choque acabó con Marcelo perdonando el 1-3 tras una brutal volea dentro del área y el Madrid jugueteando con el balón a escasos metros del marco de Neuer. Un clima veraniego, disfrutón, más propio de pretemporada. Quizás porque tanto unos como otros saben que la eliminatoria está, salvo catástrofe, más que decidida.

  • Ficha técnica

BAYERN MÚNICH: Neuer; Lahm, Javi Martínez, Boateng, Alaba; Xabi Alonso (Bernat, 63'), Arturo Vidal; Robben, Thiago, Ribéry (Douglas Costa, 67'); Müller (Coman, 81')

REAL MADRID: Keylor Navas; Carvajal, Nacho, Ramos, Marcelo; Kroos, Casemiro, Modric (Kovacic, 90'); Bale (Marco Asensio, 58'), Benzema (James, 83') y Cristiano Ronaldo

Goles: Arturo Vidal (25'), Cristiano Ronaldo (47' y 77')

Árbitro: Nicola Rizzoli. Expulsó a Javi Martínez por doble amonestación (58' y 60'). Amonestó a Kroos (44'), Carvajal (45'), Xabi Alonso (47'), Arturo Vidal (89')

Twitter: @NJSaez

  • No se han encontrado comentarios
Por favor, acceda con sus datos para poder comentar
   

Login Form

   

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto
ARAB 
© Manda Pelotas