Ya sabemos cómo funciona esto, gracias a Leo Messi (3-1)

Detalles
Compartir en La Tafanera
Compartir en Menéame
Compartir en Tuenti
Compartir en Digg it!
Compartir en Cabozo

El FC Barcelona remontó ante el Athletic Club y estará en los cuartos de final de la Copa del Rey. Luis Suárez encarriló la eliminatoria en la primera parte y Neymar hizo el 2-0 tras el descanso de penalti, pero Saborit empató en el global de inmediato. Una falta directa de Leo Messi en la recta final volvió a poner en ventaja a los culés, ya de manera definitiva.

Si Gerard Piqué había acabado descontento con el arbitraje de San Mamés y el del Estadio de la Cerámica, el del Camp Nou parecía hacer valer aquello de 'no hay dos sin tres' en sus primeros compases. A los 25 minutos de partido, el colegiado anulaba un gol legal del FC Barcelona al entender que Neymar había recibido un gran pase de Iniesta al hueco en fuera de juego. La realidad es que el brasileño estaba por detrás no de uno, sino de dos defensores antes de recibir y ceder a Luis Suárez, que marcó a placer.

El estadio azulgrana estalló ante la jugada, pero Luis Suárez se encargó de calmar los ánimos minutos más tarde. Lionel Messi, acostumbrado a apagar los fuegos, condujo hasta la frontal para ceder a Neymar, quien la colgó al segundo palo en busca del uruguayo. El delantero remató con su ya clásica media tijera en el aire, cruzando el balón y marcando un gol que metía al Barça en cuartos de final.

Hasta entonces, los de Luis Enrique no habían tenido oposición en el césped del Camp Nou. Con Rafinha en lugar de Rakitic, los azulgrana dominaron ante un Athletic cuya presión no fue tan efectiva como en San Mamés. Sufrió la defensa rojiblanca, especialmente con los balones a la espalda. El descanso fue la mejor noticia para la bancada visitante, muy superada.

Tras la reanudación, un penalti parecía sentenciar la eliminatoria entre los dos Reyes de Copas. Neymar cayó en el área tras driblar a Elustondo en la línea de fondo y ser zancadilleado por Eneko Bóveda. El lateral se lanzó al suelo antes de tiempo y trabó al brasileño con las dos piernas en una pena máxima sin discusión. El '11', que llevaba más de 1.000 minutos sin marcar un gol de azulgrana, acabó con la sequía 80 días después marcando desde los 11 metros, paradinha incluida.

La alegría duró poco, ya que apenas en cuatro minutos, en el 51, los de Valverde respondían en una de las pocas llegadas al marco de Cillessen. Iñaki Williams, única referencia en ataque hasta la salida de Aduriz en la segunda mitad, colgó un balón al área desde la derecha que despejó la defensa. El rechace, defectuoso, acabó en los pies de Elustondo, que llegaba por la misma banda que el delantero para repetir exactamente el mismo procedimiento. Sin embargo, esta vez apareció Saborit en el segundo palo para rematar picado, cruzando el balón.

El gol, lejos de atemorizar al Barça, enrabietó a los de Luis Enrique, que iniciaron un acoso y derribo sobre la portería de Gorka Iraizoz. Entre la defensa y el guardameta solventaron con entereza las numerosas ocasiones culés, hasta que la insistencia provocó el error. Lionel Messi, el motor del equipo, se encontró una falta directa en una posición inmejorable a los 77 minutos. Lejos de buscar la escuadra, el '10' la ajustó al palo del portero con la precisión del golfista. Un balón a media altura que cayó sobre la línea, pero que el cancerbero se tragó al dar un paso en dirección contraria.

El Athletic trató en los últimos instantes de buscar un contragolpe que nunca llegó. De hecho, su desesperación estuvo a punto de costarle el 4-1, que perdonó Denis Suárez casi desde el punto de penalti después de que Luis Suárez le cediera 'los honores'. El Barça estrena al fin en 2017 su casillero de victorias y se mete en los cuartos de final de la Copa del Rey, olvidando polémicas y fantasmas.

  • No se han encontrado comentarios
Por favor, acceda con sus datos para poder comentar
   

Login Form

   

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto
ARAB 
© Manda Pelotas