La portada  

   

   

Twitter  

   

Youtube  

   

Facebook  

   

Te recomendamos  

   
   

Nico García: "La reina me dijo que se emocionó con mi plata en Londres"

Detalles
Compartir en La Tafanera
Compartir en Menéame
Compartir en Tuenti
Compartir en Digg it!
Compartir en Cabozo

Nació en Las Palmas de Gran Canaria el 20 de junio de 1988. Tiene dos hermanos que también hicieron taekwondo y también estuvieron en la selección. Su mayor logro, conseguir la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Londres 2012.

PLATA: Campeonato de Europa (Roma) 2008. PLATA: Campeonato del Mundo (Copenhague) 2009. BRONCE: Campeonato de Europa (Manchester) 2012. BRONCE: Campeonato del Mundo (Puebla) 2013.

Lo primero enhorabuena por la medalla de plata al mérito deportivo que has recibido el pasado día 29 de octubre. ¿Qué supone esto para ti?

Muchas gracias. Sobre todo es el premio a toda la trayectoria pero sobre todo a todos esos años de sacrificio y trabajo. Es un reconocimiento social bastante importante y estoy muy contento y muy orgulloso.

¿A qué edad comenzaste a practicar Taekwondo? ¿Por qué?

Empecé con cuatro añitos y fue algo que surgió, ni mis padres habían practicado artes marciales ni nada por el estilo. Simplemente había un gimnasio cerca de casa, mis padres apuntaron a mi hermano mayor, les gustó la disciplina, el respeto, esos valores que transmiten las artes marciales y decidieron apuntarnos a mi hermano gemelo y a mí porque éramos unos trastos y querían que focalizáramos esa energía y la verdad que no se ha dado nada mal.

¿Cuándo te diste cuenta que eras bueno en éste deporte y que podías llegar alto?

No creo que haya un momento en el que digas soy bueno. Es un proceso de aprendizaje. Sobre todo de cadete y junior tuve muy malas experiencias, mis hermanos habían quedado tres veces campeón de España uno, y dos veces el otro. Uno era tercero del mundo, el otro había estado en un mundial Júnior y yo no conseguía hacer casi ni medalla en el nacional. No entendía muy bien porqué, aparte entrenaba mucho más que mis hermanos.

Al final fue una consecuencia de tomarme las cosas de otra manera, de ir a competir para divertirme, pasármelo bien con los amigos y disfrutar del día de competición y eso hizo que explotara, que quedara campeón de España júnior y campeón de Europa júnior ese mismo año y ya me vine a Madrid. A partir de ahí es ir quemando etapas, voy al campeonato de Europa y quedo subcampeón absoluto, voy a un campeonato del mundo y quedo subcampeón ante Steven López (cinco veces campeón del Mundo y dos olímpico), entonces empiezas a ver qué tan poco estas tan lejos de llegar a la medalla.

A partir de Copenhague me plantee que el objetivo tenía que ser estar en Londres e intentar pelear por las medallas.

Una vez que te clasificas te centras en que es lo que te falta para poder llegar a estar entre los primeros del pódium y bueno la verdad que la cosa salió bien y me doy con un canto en la frente porque ha sido una pasada.

Muy pequeño, con tan sólo 17 años te viniste a Madrid a entrenar en el CAR, con lo que tuviste que dejar a familiares y amigos en Canarias, ¿Cómo lo llevaste?

Tienes que estar hecho para esto, tienes que tenerlo muy claro. Con 15 años había estado en un stage con la Federación Española y al volver le dije a mi padre que me gustaría irme a un centro de alto rendimiento. Ya de por sí tenía ganas de vivir esa experiencia, era un objetivo que tenía, intenté luchar por estar ahí y la verdad que al final se ha dado muy bien.

Lo más duro es dejar a la familia, la tierra, sobre todo que en Canarias se vive de otra manera, la gente es más tranquila, disfruta más del tiempo. Aquí en Madrid va súper estresada siempre. Al final me he vuelto yo también así, voy siempre con prisas a todos lados.

Al final es hacerte, se echa mucho de menos la tierra pero te tienes que adaptar a los cambios, además yo ya tengo aquí mis amigos, mi familia, mi casa.

¿Qué has aprendido de tus hermanos tanto a nivel personal como a nivel deportivo?

Muchísimo, sobre todo de Eric que ha sido siempre el que ha ido delante el que ha ido marcando el camino, el que ha ido cometiendo errores y anticipándonoslos a nosotros para que no los cometiéramos. Nos ha facilitado muchísimo las cosas.

Hugo por su actitud frente a la vida, frente a las lesiones, ha tenido muy mala suerte. Tuvo una pubalgia, luego se fracturó dos vértebras, pero nunca perdió la sonrisa ni las ganas de trabajar, de intentar volver a estar al máximo nivel, aunque al final no pudo, pero se enfocó de otra manera, acabó su carrera de ingeniero aeronáutico. Está trabajando y posiblemente acabe siendo uno de los mejores ingenieros que haya por su manera de trabajar y por su manera de enfocar las cosas, también gracias a lo que el deporte le ha aportado.

Estudias Arquitectura. ¿En qué curso estás? ¿Qué tal se compagina con los entrenos, salidas internacionales, actos etc? ¿Ayudan los profesores y compañeros con los trabajos, exámenes?

Ahora mismo estoy en cuarto. Llevo seis años porque antes empecé industriales pero me cambié a Arquitectura. Es duro, es muy duro pero sobre todo de consejo para los chavales no pueden dejarse llevar, no pueden ir a la salida fácil que es decir, los profesores no quieren que estudie pues no estudio. Creo que tienes que pelear por tus derechos, pelear por tener las mismas oportunidades que el resto, aunque muchas veces no te vayan a dejar tenerlas.

La mentalidad está cambiando, últimamente cuando tengo que cambiar algún examen por alguna salida, los profesores no me ponen tantas pegas, la verdad que se están portando bastante bien, pero Arquitectura es un mundo aparte y la gran mayoría de profesores de proyectos viven en un mundo que no es real y no entienden que una persona pueda hacer deporte y estudiar al mismo tiempo.

Al final es organizarse bien y cogerse asignaturas que uno cree que se puede sacar aunque tarde más en acabar la carrera y cuando se acabe la carrera deportiva pues centrarse en la carrera profesional.

BLOQUE JUEGOS OLÍMPICOS

¿Qué ha supuesto en tu vida participar en unos Juegos Olímpicos y conseguir una medalla de plata?

Unos Juegos Olímpicos es el sueño de todo deportista. Para cualquier persona que haga deporte a nivel amateur e incluso algunos profesionales son un sueño. Estar en unos Juegos Olímpicos representando a tu país, olvidándonos de comunidades o de regiones, es algo enorme y que ojala todos pudiéramos disfrutarlo, aunque si todos lo disfrutáramos yo no tendría ese valor. Luego si encima consigues una medalla, aunque sea de plata, no importa el color eso es ya para toda la vida.

¿Cómo viviste los Juegos Olímpicos, cómo es eso por dentro, anécdotas? 

Como un niño que entra en una tienda de golosinas, todo era impresionante, intentábamos mirar para todos los lados para quedarnos con todo. Sobre todo fue un sueño, pero un sueño bastante real porque sabíamos a lo que íbamos y teníamos bastantes expectativas de hacerlo bien y la verdad que salió bastante bien, tres representantes y tres medallas. Al final cuesta bastante disfrutarlo porque estas centrado en competir, entonces hasta que no compites no puedes disfrutarlo y yo lo hice el día antes de la ceremonia de clausura, con lo que no puedes disfrutar mucho.

Anécdotas: Estar con los de baloncesto, sobre todo con Pau, con Rudy, la verdad que fue algo bastante divertido. Impresionante entrar en el comedor, no sé los metros cuadrados que había de comida de diferentes tipos, Mc Donalds, comida islámica, asiática, aquello era una locura, pero fue algo mágico.

¿Hubo alguna diferencia con respecto a cualquier otro tipo de campeonato?

Si por supuesto. Cuando se te abría la cortina, tienes a todo el pabellón hay pegando gritos como locos y cuando salí con el inglés ya ni te cuento porque aquello era hooligans pero eso es impresionante. Cuando vamos a un campeonato del Mundo o a un campeonato de Europa suele haber público, cada vez hay más, pero nunca tanto como lo que se vivió en Londres. Encima estaba tan bien preparado, todo negro y sólo el tapiz iluminado, no sabías de donde te estaban gritando. Subirte al tapiz y de repente sentirte casi como un gladiador en la arena es una sensación muy fuerte.

¿Cómo fue tu día de competición en Londres? Cuéntanos como fuiste viviendo los diferentes momentos del día según ibas ganando combates. ¿Cómo llegaste a la final?

Me levanté a las 7:00 de la mañana, me prepare, ya tenía la bolsa hecha, fui a desayunar, un desayuno controlado para el día del campeonato.

Tenía el primer combate con el iraní (Karami) así para empezar con fuerza. Habíamos hecho un estudio tan fuerte y tan grande de todos los rivales de mi peso que daba igual el sorteo que tocara, además sabíamos que no me iba a tocar un sorteo fácil. La estrategia salió bastante bien, su cara al entrar era de bastante confiado y al salir era de bastante destrozado. Aunque pase ésta primera ronda tenía claro que estaba en Londres para ganar el oro e iba muy centrado.

Es un campeonato que está muy controlado a nivel de horarios con lo que es muy fácil planificar los calentamientos.

Segundo combate contra el ídolo local (Lutalo Muhammad) que es una mala bestia, no tiene control sobre su fuerza. Sabíamos que lo que había que hacer era hacer un combate de poco marcador y en cuanto se pudiera golpearle a la cara, porque no sabe gestionar la presión de un marcador ajustado. Cuando le conseguí golpear a la cara comenzó a cometer muchísimos fallos y me fue mucho más fácil llevar el combate, aunque aquí me lesioné la rodilla bastante fuerte.

En semifinales tenía claro que ese combate tenía que ganarlo para asegurarme la medalla porque ya había pasado en los preolímpicos por terceros y cuartos puestos y tenía claro que no quería volver a pasar por ahí. El italiano Sarmiento como buen italiano, es el rival que menos patadas te puede pegar y te gana. Es un rival muy psicológico. Le plantee muy bien el combate, me puse por arriba y no le busque más el combate, con lo que él se desesperara. Al final del combate íbamos empatados a uno y decidí jugármela, quedaban 5 segundos y pegué una patada con toda mi alma y conseguí que entrara. Eso fue algo impresionante, pensé ahora a la final y a disfrutar. Estaba bastante mermado porque la rodilla la tenía bastante tocada.

El argentino Crismanich posiblemente la gente se pensaría que era el rival menos esperado que llegará a la final pero competí contra él hace un par de años y me había metido un 11 – 6 con lo que sabía que era un rival muy complicado e iba bastante más castigado por el peor sorteo que tuve. La estrategia era no meterme en la guerra ya que es un competidor muy explosivo y que intercambia muchísimo y hay tenía las de perder.  Intenté mantener la distancia e intentar conseguir una ventaja de tres o cuatro puntos a la cara en algún momento, algunas pasaron muy cerca, no tuve ese puntito de suerte que hace falta que diferencia al oro de la plata. En un fallo de concentración me puntuó faltando nada, unos 30 segundos. Intenté remontar pero a pesar de la sanción no pude remontar y la victoria fue para él.

En el momento bastante fastidiado porque perder un oro por medio punto y faltando nada te deja muy tocado. Al acabar vino la reina y el príncipe. La reina me dijo que tenía que estar muy orgulloso por lo que había demostrado, por la actitud, por el trabajo y que no había perdido un oro sino que había ganado una plata. Empecé entonces a cambiar un poco el enfoque. Subí al pódium y me entrenador Marco Carreira me dijo “Sonríe” que fue lo único que oí de todos los gritos que había, así que me quite un peso de encima y comencé a disfrutar de aquello y que toda mi familia (mis abuelos, mis padres, mis tíos, mis primos, las novias de mis hermanos) estuvieran allí fue lo máximo.

¿Qué o quién es en lo primero que pensaste cuando conseguiste esa medalla de plata?

No soy consciente realmente en quién pensé pero creo que en mis hermanos, son las personas que mejor pueden entender lo que estaba viviendo. Al final es un premio para ellos también, aunque lo vivieran desde fuera saben el trabajo diario, todo lo que he currado y sufrido, pero porque ellos mismos lo han sufrido y los que mejor me pueden entender son ellos.

También pensé en mi grupo de trabajo: entrenador (Marco Carreira), mis compañeros del CAR, al fisio (Ignacio Viejo), al psicólogo (Pablo del Río), que tienen un trozo grande de la medalla, casi me quedaría con menos de un cuarto si tuviera que repartirla.

¿Qué supuso para ti estar en todos los medios de comunicación y que se pelearan por hacerte entrevistas?

Es un cambio total. Tienes que controlar mucho porque se te puede olvidar cual es el objetivo, que es Rio 2016, que no se ha terminado que hay que seguir trabajando, hay que saber disfrutar y aprovechar esos actos sociales, cursos, seminarios, charlas en colegios. Tengo experiencias para dar y regalar. Pero no hay que olvidarse que lo más importante es entrenar y estudiar. Aquello fue un boom, todo el mundo hablaba de taekwondo, gente que no lo había visto en la vida había disfrutado con nosotros.

En Londres para los nos entendidos en éste deporte ibas de tapado y diste la sorpresa ¿En qué crees que recayó el éxito?

El hecho de ir de tapado es precisamente por ir con quién iba (Joel y Briguitte). En el momento que te pones a comparar a Joel (cuatro veces medalla de oro en los cuatro continentales que ha habido, dos europeos y dos mundiales y que lo ha ganado casi todo, que ha perdido dos combates en cinco años, quitando ahora el Mundial).

Briguitte, la única deportista que hasta la china había quedado tres veces campeona del mundo.

Es un curriculum que al lado del mío (dos medallas de plata en un europeo y en un mundial) quedaba un poco ensombrecido.

También fue una forma de evadirme  que los medios y las quinielas se centraran tanto en ellos y menos en mí porque al final no tenía una presión añadida, hiciera lo que hiciera estaba bien pero no iba a hacer lo que hiciera, iba a por el oro.

Joel es una persona que gestiona muy bien esa presión. Es capaz de que le metan todas las expectativas del mundo y seguir sonriendo y pasando de todo. Me vino muy bien esa pequeña separación entre ellos y yo.

En los Juegos de Beijing 2008 se agotaron 80.000 unidades y en los de Londres se repartieron más de 150.000 preservativos ¿Qué tiene de cierto que en la Villa Olímpica se copula mucho?

Yo no los vi. Nadie va a perder la preparación de cuatro años por una fiesta o por pasárselo bien. Somos deportistas, gente joven, personas que vivimos etapas de mucho estrés, así que cuando terminas de competir la fiesta está asegurada. Es lo mínimo que nos merecemos y la gente lo tiene que entender. La manera en la que lo hagan hay ya no me meto.

En la ceremonia de clausura y luego esa noche me lo pase súper bien y al volver a Madrid todavía más.

¿Crees que el Taekwondo después de Londres 2012 ha cambiado en nuestro país? ¿Se le está prestando más atención?

No creo que haya cambiado una burrada pero si pienso que la labor que personalmente  estoy haciendo y Joel y Briguitte también de ir a las federaciones, a actos públicos, ir a los gimnasios, dar algún curso, alguna charla, algún seminario está haciendo que los gimnasios se vuelvan a llenar. Generalmente no suelo decir que no a los que me llaman y es una manera de trabajar que está funcionando bien.

Después del boom mediático que la gente vea que somos personas cercanas, que se puede tratar con nosotros y porque no, ellos también pueden llegar hasta donde hemos estado nosotros.

Conociendo a los medios como son cuando lleguemos a Rio ya estarán vendiendo ocho medallas si clasificamos ocho.

Sabemos que cada medalla cuesta la vida conseguirla, ahí está la prueba que en el Mundial Joel se quedó fuera de las medallas con el mismo coreano que le ganó de paliza en los Juegos Olímpicos.

¿Qué te pareció lo que le hicieron a Aaron Cook que por decisión técnica le dejaron fuera de los Juegos Olímpicos?

En el campeonato de Europa Lutalo ganó en 87 kg no sobrado sino más. Molfeta (campeón olímpico en Londres) salió a cuatro patas del tapiz. Cook ganó el campeonato de Europa ganándome a mí y al azerbaiyano de una forma un poco ridícula, tuvo bastante ayuda por parte de los árbitros.

Fue una decisión técnica, un deportista tiene que saber respetar las normas de la dirección técnica que para eso está. Si no se atiene a esas normas y yendo por libre está claro que no le va a funcionar. Decidieron sacarlo fuera y al final no les fue mal porque consiguieron un bronce con Lutalo.

Cook tiene unas cualidades impresionantes, si tuviera otra cabeza igual sería mucho más fuerte, pero no sé qué le pasa en las grandes citas que no da la talla, en ningún mundial ha sacado medalla. Campeón de los openes pero a nivel de los campeonatos del mundo le falta. El día que explote será una pasada.

He competido tres o cuatro veces contra él y aún no le he podido ganar, siempre ha habido diferencias muy cortas, decisiones arbitrales, puntos de oro. Plantea los combates de una manera súper bestia, de ritmo y de todo. Es espectacular, es un taekwondista que tiene que estar compitiendo porque a nivel de taekwondo vende mucho.

Pero es un rival más, sinceramente pienso que Karami es un adversario mucho más complicado e incluso Sarmiento también es más complicado porque es mucho más inteligente.

¿A quién te hizo más ilusión ver en los JJOO?

Lo que más ilusión me hizo es ese momento con la reina y con el príncipe al acabar la competición, para mí eso fue muy grande, una persona de ese nivel, de ese status se acerque a ti y decirte como un normal que le has emocionado que lo he has hecho es muy grande se me va a quedar por siempre.

Pau, Rudy y demás  son lo que son porque a nivel mediático son una pasada pero son personas normales.


¿Crees que el Taekwondo está donde merece estar?

No creo que ningún deporte minoritario esté donde merece estar, pero bueno al final nosotros hemos hecho una labor impresionante.

Lo que si se merece estar donde está es el taekwondo español, se lleva trabajando muchísimo tiempo. Juan Antonio Ramos es la prueba viva de que no siempre es justo el taekwondo para los deportistas y ya por fin tocaba y ojala que éste ritmo se mantenga.

En el Mundial hemos bajado un poco, es normal porque es año postolímpico.

¿Cómo es un día en el CAR de Madrid?

Me levanto a las 8 de la mañana, tenemos una sesión física de dos horas. A las 10:00 me voy a la universidad y estoy allí hasta las 15:00 o hasta las 17:00 dependiendo del día. De 18:00 a 20:00 tenemos el entrenamiento técnico-táctico, de combate o lo que toque.

¿Qué es lo peor de vivir en el CAR?

Lo peor es que es una burbuja. Si no te molestas en salir, en conocer, en ir a estudiar fuera, realmente lo tienes todo allí, entonces es muy cómodo, estas en Madrid pero parece que estas en una isla. Si no quieres no tienes que salir del CAR. Todo es deporte, las 24 horas, toda la gente con la que vives son deportistas pero bueno también entablas unas amistades bastante fuertes, porque se viven las mismas situaciones y creo que esas amistades quedaran.

Trabajas muy unido a Pablo del Río, psicólogo del CAR de Madrid. ¿Cuánto es de importante o cómo ha influido en tu rendimiento deportivo?

Pablo del Río fue el gran descubrimiento que hice en el CAR junto con Marco Carreira.

Marco por la manera que tiene de trabajar, de variar y de montarte casi un esquema táctico entero él solo y Pablo es una persona que tiene muchísima experiencia, que ha trabajado con multitud de deportistas olímpicos y muchos medallistas como Ernesto Perez Lobo (Judo), y se ha enfrentado a muchísimas situaciones que me anticipaba con lo que tenía mucho trabajo ganado.

Aparte un problema personal de control de presión, de ansiedad antes de los combates consiguió que no me pasara y que ir a competir fuera algo normal y la clave también en los Juegos Olímpicos que me lo tomara como si fuera un campeonato normal.

¿Llevas algún tipo de dieta? ¿Cómo es?

No tengo ningún tipo de dieta especial ni nada parecido. Sobre todo para los chavales lo que tienen que hacer es comer bien, equilibrado, variado, controlar los picoteos y no comer porquerías pero tienen que ser felices, no pueden dejar a un niño que no coma golosinas nunca, hay un momento para cada cosa.

Personalmente como de todo, intento controlar bastante la alimentación pero no es una dieta súper estricta de hoy comes pavo y mañana pescado. Me conozco bastante para saber que debo comer y sólo en algunos momentos especiales para algún campeonato como por ejemplo para los Juegos sí que me puse en manos de un nutricionista, pero un poco por mejorar el rendimiento.

¿Qué técnica es la que más te ha costado aprender?

El tuit chagui y el giro mondolio de izquierda. Muy poca gente gira y menos con las dos piernas. Lo más difícil no es girar de izquierda sino hacerlo en el combate. El paso de la sala a la competición es lo más difícil. En campeonatos como open y demás Marco me obligaba a usar ésta técnica y así lo he ido desarrollándolo y voy trabajándolo más.

¿Con qué técnica te sientes más seguro?

Sobre todo los bloqueos. Hoy en día los bloqueos son fundamentales, el combate se basa no tanto en puntuar sino en controlar la ansiedad de ir 0 – 0 o 1 -0 perdiendo y luego todo lo que sean acciones a la cara, ya sea miro dolio, dolio, dolio- dolio, nako dolio, todo lo que sean acciones a la cara es lo que más cómodo me siento porque es cuando puedo avasallar más al rival o puedo controlar más el combate.

Defínete como competidor.

Soy un competidor que trabaja bastante con el corazón pero controlándolo con la cabeza que es la gran diferencia de cuando vine a Madrid. De repente empecé a tener un control mental, un aspecto táctico. Sobre todo no me gusta perder, odio perder. Intento estar siempre al máximo de lo que puedo. Si veo que está la cosa medio perdida intento sacar alguna genialidad o alguna locura para intentar resolver. No siempre funciona y a veces me la llevo.

¿Tienes alguna manía, ritual, antes de salir al tapiz?

No simplemente yo hablo del campeonato de los 15 minutos, es muy importante controlar los pensamientos.

Compites cuatro veces, son 24 minutos pero estas hay 10 horas en el campeonato y es muy importante lo que piensas.

Cuando digo del campeonato de los 15 minutos es porque digo qué tengo que hacer en los próximos 15 minutos, calentar, estirar, prepararme éste combate, dormir, comer, lo que toque pero centrarme sólo en eso y no en y si gano y si pierdo, me toca con éste o con el otro, todo eso es basura y hay que sacárselo de la cabeza.

¿Qué significa el Taekwondo en tu vida?

Todo. Al final desde los cuatro años no entiendo la vida si no es entrenando una o dos veces al día. Es algo que forma parte de mí, que me ha dado unos valores que creo que el día de mañana serán muy importantes como la disciplina, el sacrificio, el orden, todo eso siempre ira conmigo. Al final es un modo de vida, cuando tienes un mal día o unas malas sensaciones, o un problema personal, entras en la sala comienzas a calentar y parece que todo se olvida. Lo que pasa en la sala se queda en la sala y lo que pasa fuera se queda en la puerta y esto al final te marca una manera de vida.

¿Que consejos le darías a un niño que empieza a despuntar ganando campeonatos y se fija en usted como ídolo?

Lo primero que disfrute, que no empiece a meterse presiones del tipo ahora tengo que ganar siempre porque soy el mejor y no puedo perder con éste rival. Cualquiera te puede ganar y a cualquiera le puedes ganar tú.

Lo segundo ni éramos tan buenos ayer ni tan malos hoy, simplemente hay que seguir trabajando. Se aprende mucho más de los combates que se pierde que de los que se gana.

Estamos en un momento muy crítico a nivel general con la crisis tan bestial que tenemos y esto tiene que ver en que las subvenciones al deporte han bajado drásticamente, ¿Cómo crees que debe subsistir el Taekwondo? ¿Es muy difícil encontrar patrocinadores? ¿Tienes alguno?

Patrocinador como tal no tengo. Intento hacer diferentes actos con diferentes marcas para ir sacando cosas pero por ese lado no tengo nada. Gracias al programa ADO estamos bastante cubiertos, sobre todo si entendemos que el programa ADO es un programa que nos ayuda a formarnos y a prepararnos para Rio no es un programa como premio por medalla.

A nivel de salidas está la cosa bastante complicada y ahora que necesitamos puntuar por ranking va a ser un problema añadido pero hay que ser pacientes e intentar aprovechar cada salida al máximo, no salir por salir, sino cuando nos encontremos bien y podamos aprovecharlo.

Hacer más concentraciones que campeonatos porque las concentraciones se aprovechan mucho más que cuando compites pero claro los chavales tienen que competir sino, no tienen esa experiencia y sobre todo no empezar a verlo todo negativo.

La clave para salir de la crisis es investigar o sacar ese punto de genio de algo que no se le haya ocurrido a nadie y trabajar por ese lado.

¿Crees que con las pocas competiciones a las que salís podéis llegar en perfectas condiciones a las grandes citas ahora que ha cambiado el ranking? ¿De quién es la culpa?

La culpa no es de nadie sino de la situación. No te puedo decir, habrá que verlo. Hay que intentar ser más efectivo, cada salida aprovecharlo al máximo e intentar puntuar. No siempre puedes saber antes de salir si vas a perder en primera ronda o vas a ganar. En base a esto habrá que trabajar de una manera diferente e intentar ir a las citas importantes a tope y a las otras tomárselas de otra manera.

¿Cómo valoras la nueva idea de la WTF del ranking de competidores por los resultados en determinados Open, y la posibilidad de conseguir clasificar hasta ocho taekwondistas para unos JJOO?

El ranking está muy bien porque era muy muy dura la clasificación en dos preolímpicos en los que sólo entraban tres, pero con la situación que estamos viviendo para nosotros no sé si va a ser una mejora o casi un problema, por que si no podemos salir a puntuar. Hay que verlo si tendremos que gestionárnoslo nosotros o buscar el dinero de alguna manera.

En las semifinales del Mundial contra el mexicano Lizarraga ¿Crees que el árbitro se dejó llevar por el ambiente y le sumo algún punto de más?

Bueno no sé, durante el combate fue un poco caótico, en la final tenía un peto cambiado.

Estando en México pasaron cosas raras, nos lo esperábamos así y punto. Él planteó un combate bastante bueno simplemente cortando con el miro todo el rato, me precipité, entré bastante mal y me pilló la cara con lo que me condicionó el combate a tener que atacar a muerte, luego lo pago él porque al final conseguí remontarle y llegamos al punto de oro en el que no sé muy bien lo que pasó, porque fue un rocecillo de nada que apenas tocó, la potencia ni subió y subió el punto, a veces no entiendes muy bien que pasa pero es lo es, él hizo un campeonato muy bueno y hay que darle la enhorabuena y punto.

¿Cómo fue el momento de ser abanderado en los Juegos del Mediterráneo? ¿Te imaginas haciendo lo mismo en unos Juegos Olímpicos?

De momento hay mucha gente delante y mientras se siga haciendo así es como tiene que ser. La persona que es la abanderada es la que tiene mejores resultados o que mejor representa al deporte español.

La verdad que sería un sueño, una pasada, pero de momento me conformo con poder desfilar porque en la ceremonia inaugural no pudimos ir y espero que en Rio tenga esa suerte y pueda ir.

¿Qué crees que debería cambiar en el Taekwondo español?

La gente está trabajando bien, está saliendo gente como las hermanas Calvo, Rosillo, Daniel Quesada. Hay un relevo generacional bastante bueno pero a nivel de clubs hay que trabajar. A lo mejor habría que hacer algún tipo de curso, etc para que sepan lo que un entrenador de un centro de alto rendimiento espera encontrarse en los deportistas que vienen a las concentraciones.

Hay una falta de comunicación entre el alto rendimiento con respecto a lo que se trabaja en los gimnasios. Si el perfil que tienes de un deportista que esté acostumbrado a trabajar, a comer bien, etc, cuando llegua a un campeonato de Europa o del Mundo júnior que se pasan dos o tres semanas concentrados en un CAR ya está preparado para todo eso, se gana mucho tiempo.

Al final Madrid se volvió a quedar sin unos JJOO por tercera vez consecutiva ¿A quién crees que se debió que no nos los dieran? ¿Crees que Madrid se debería de volver a presentar?

¿A quién? la verdad que no lo sé, al COI que son los que votan. Aquello está bastante politizado y es lo que es y punto. Tocaba para Asia por mucho que haya habido otras ocasiones en que se halla repetido dos veces Europa o como quieran verlo. No ha sido justa la decisión, sobre todo por las ganas que teníamos los madrileños (soy madrileño por adopción) de tener los Juegos Olímpicos en casa y para mí hubiera supuesto un cambio bestial, me hubiera planteado estar en 2020 ahora no lo sé, de momento quiero centrarme en 2016 y luego ya veré, pero en 2020 habiendo habido clasificación directa hubiera sido casi seguro.

Sobre si se tenía que volver a presentar o no: las cosas ahora mismo no están como para estar pensando en esas cosas sino que hay cosas más importantes cómo salvar al deporte español. Desde el Consejo Superior de Deportes se están haciendo cosas bastante importantes como que el 1% del partido Barcelona – Real Madrid del otro día va destinado a deporte y el 1% de la recaudación de las Brujas de Zugarramurdi también se destina a deporte.

Estas pequeñas ayudas y empujoncitos que nos dan, de sacar patrocinadores para las federaciones es en lo que tenemos que centrarnos.

¿Qué objetivos tienes a medio y largo plazo?

Acabar la carrera (¡por favor! eso lo primero) y seguir trabajando. Ahora ya el campeonato importante no es el Europeo ni el Mundial sino es el propio ranking, así que intentar estar a tope para estar lo más arriba posible y luego los Juegos de Rio 2016.
La meta tiene que ser estar en Rio y estar bien y fuerte para intentar estar otra vez en las medallas.

Qué te parece que una noticia que no lo sea como por ejemplo el cambio de look de Ramos, la hagan noticia y otras que de verdad sí lo son como Mundiales o Europeos no se le preste atención.

Mireia Belmonte lo dejó claro cuando dijo que el día que ella había hecho el record del mundo en piscina corta que se le había dado más importancia al corte de pelo de Sergio Ramos que a su record. Así nos va, somos un país un poco hipócrita. Si la gente quiere fútbol por todos lados, intravenoso casi y no quiere saber nada de otros deportes que luego no se quejen, luego cuando te encuentras que muchísima gente ve una final de unos Juegos Olímpicos de Taekwondo, por ejemplo el número de reproducciones de mi final han sido millones, que no digan que no vende, porque sí que vende y tampoco estamos hablando de taekwondo todos los fines de semana, campeonatos de nivel hay dos o tres al año con lo que no habría ningún problema en poder darlo.

Aquí hay que cambiar un poco la mentalidad, por parte de los medios y también por parte de las federaciones a las administraciones para facilitarlo. Los medios no te van a poner un cámara, un realizador y demás si no te mueves. Las federaciones mundiales tendrían que trabajar de otra manera.

¿Qué echas de menos de tu tierra?

El clima, la gente, la comida, muchísimas cosas. Aquello es un mundo aparte, la gente tiene otra forma de enfocar el día a día, de tomarse las cosas con calma, intentan no estresarse. Aunque aquí en Madrid también tiene cosas muy buenas sobre todo para un chico joven de mi edad es una ciudad impresionante.

¿Cuál es tu ídolo deportivo?

Nadal, sobre todo por lo fuerte que es mentalmente (aunque sea un tópico). Ésta por encima de todo, dando lecciones continuamente a todo el mundo, ya con lo del avión fue la última. Habría que darle el premio Nobel pero a la paz porque no es normal como puede tener la cabeza esa que tiene y funcionar y trabajar tan bien en cualquier situación.

¿Qué país que has visitado es el que más te ha gustado? ¿Por qué?

Por estudiar Arquitectura ahora que he estado en Grecia la verdad que Atenas y alguna isla me encantó. Roma también me gustó mucho, en general Europa no me puedo quejar. Me quede con ganas de visitar más San Petersburgo.

El peor sin duda Bakú (Azerbaiyán) que he estado ya cuatro veces lo odio a más no poder.

La cultura china es bastante curiosa, también he estado en Corea que es otra cultura totalmente diferente aunque sean asiáticos los dos. He estado en Las Vegas que es consumismo a más no poder.

PREGUNTAS CORTAS

¿Cómo te ves dentro de 20 años?

Con 45 (risas). No lo sé. De momento miro hasta Rio y partir de ahí tendré que empezar a tomar decisiones y ver donde estoy colocado, donde estoy trabajando.

¿Barcelona o Real Madrid?

Real Madrid.

¿Sabes lo que es la prima de riesgo?

Si aunque no sabría explicarlo bien. Sé que es un poco la causa de porqué estamos así. Es un índice que valora el riesgo que hay en invertir en la industria o la economía en ese país.

¿Comida preferida?

La de mi madre (risas). En general comida canaria, pero bueno como de todo aunque los italianos me chiflan.

¿Último libro que has leído?

Buff me has pillado. Estoy leyendo uno de arquitectura, sobre historia de la arquitectura y demás. Libros importantes: El Alquimista y el guerrero pacífico que son los libros clave que cualquier persona debería de leer como deportista.

¿Película preferida?

Muchas, me encanta el cine, no sabría decirte una sola, consumo mucho cine.

¿Canción o grupo musical que más te gusta?

Escucho de todo, desde música francesa porque mi madre es francesa hasta reggaetón, salsa, rock, cualquiera. Pero hay una canción que sí que me encanta que es Bongo Botraco que se llama todos los días sale el sol que es muy buena para animarse.

¿Un día perfecto en tu vida cómo sería?

Un día en el que cuando llegue por la noche esté satisfecho de lo que he hecho, que note que no ha sido un día perdido y que he sido feliz y me lo he pasado bien. Parece que porque seamos deportistas tenemos que conseguir cosas importantes cada día, y que va, somos gente muy normal.

¿Un lugar para perderte?

Me gustaría mucho ir a Tailandia, Vietnam pero de mochila, sin nada hablado y meterme en los pueblos y conocer gente.

¿Tu mayor sueño?

No lo sé, quedar Campeón Olímpico. Habiendo cumplido un sueño tan importante como es ir a unos Juegos Olímpicos, tengo muchísimos sueños pero no sabría decirte uno en concreto. Sobre todo ser feliz.

¿Tus 3 mejores cosas?

Intento tener siempre una sonrisa en la cara.

No doy nada por perdido hasta que no se acaba.

Ser bastante accesible a gente. No me creo que estoy por encima de nadie, ni endiosado.

¿Tus 3 peores cosas?

Las ganas de ganar que muchas veces soy un picado que no puedo ni con mi alma, soy muy competitivo.

A veces un poco cabezón.

A veces me paso de gracioso, fuerzo las situaciones.

 

Gente en la conversación

  • deportista

    Permalink

    Grandisima entrevista. Cosas muy interesantes las que cuenta. Muchas cosas ni las sabia como que tiene un psicologo y que está en la Universidad.

Deja tus comentarios

0
   

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto
ARAB 
© Manda Pelotas