Fórmula 1, hambre de emoción y de expectación

El nuevo sistema de clasificación, aprobado por unanimidad por el Grupo de Estrategia con el fin de buscar algo más de acción los sábados, ha sido derogado al comprobar que ni pilotos ni jefes de equipo han dado su visto bueno y que lo único que provoca es el desinterés. A partir del Gran Premio de China, que se celebra este mismo fin de semana, el sistema recobrará su estado inicial.

Borrón y cuenta nueva. La nueva medida de la FIA y del Grupo de Estrategia de Fórmula 1 sobre el sistema de clasificación aprobada en Febrero – justo un mes antes del comienzo del mundial – ha llegado a su fin después de que las autoridades de la FIA decidiesen este lunes volver al sistema de clasificación antiguo. Así lo han hecho saber en un comunicado oficial, en el que se aprobaba la decisión por unanimidad del consejo.

Las críticas recibidas por todos los protagonistas de este deporta así como de los aficionados ha obligado a que la Federación Internacional se plantease seriamente la posibilidad de abolir una propuesta que tenía como objetivo avivar elinterés de las calificaciones del sábado para ver a más pilotos luchar por la pole y que lo único que ha conseguido es durar solamente dos Grandes Premios, Australia y Bahrein.

El formato de eliminación, en el que en cada ronda a los seis minutos del inicio de la sesión los siete pilotos con peor tiempo registrado se eliminaba cada noventa minuto y medio, sorprendió a todos no por el entusiasmo de observar como los pilotos luchaban bien por clasificarse a la siguiente ronda o por hacerse con la primera posición, sino en la manera de gestionar la sesión con los neumáticos que disponían para afrontar la misma.

Las críticas a este formato de calificación no se hicieron de rogar y llegaron en el primer Gran Premio de la temporada, en Melbourne. En el primer fin de semana ya se pudo comprobar como equipos como Mercedes o Ferrari podían rodar con un solo juego de neumáticos para pasar la primera o incluso la segunda ronda también, mientras que los equipos menores, en este caso incluyendo a McLaren Honda, estaban obligados a utilizar al menos dos de los juegos de los que disponían para afrontar toda la sesión de clasificación, lo cual mermaba mucho sus opciones de poder alcanzar las primeras posiciones de la parrilla.

Tal era el pasotismo entre los pilotos con mejores tiempos que en la Q3 Lewis Hamilton, que se hizo con la pole, se bajo del coche a falta de dos minutos para la conclusión de la sesión ante la incapacidad de sus competidores por arrebatarle la primera plaza de la parrilla.

El guion de la clasificación no varió en Bahrein respecto a lo visto en Australia. Esta vez, con la mente puesta en la carrera, la gran mayoría de pilotos solo registró un tiempo con el que decidieron su puesto en carrera, para guardar el mayor número de juego de ruedas posibles para afrontar una carrera en un circuito en el que destaca el graining. Todo esto, añadido a las críticas de pilotos como Sebastian Vettel o del presidente de la FIA, Jean Todt, han obligado a la FIA a tomar la decisión de volver al formato tradicional de clasificación.

Sin duda alguna, un serio aviso que da indicios sobre la poca efectividad que tienen las propuestas de la FIA para resolver los problemas del escaso interés que suscita un deporte que pierde espectadores año a año ante la escasa emoción al ver como solo hay un único piloto capaz de luchar por el título mundial. 

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies