Frenazo del Barça en Milán (1-1)

El Barcelona no pudo con un Milan rocoso y bien posicionado que en la primera mitad creó problemas a la contra con Kakà y Robinho en plan estelar. Messi logró poner las tablas en un partido con poco ritmo.

El Barcelona llegaba a San Siro con intenciones de dejar prácticamente sellado su pase a octavos. Sin embargo, los de Martino se encontraron con un Milan impetuoso, ordenado y con salidas rápidas durante los primeros minutos que hicieron temblar la estructura blaugrana en los primeros compases. Precisamente, el mayor peligro provenía de las botas de la sociedad Kaká-Robinho, dos viejos conocidos de la afición barcelonista tras su paso por el Madrid.

El primer tanto llegaría tras una contragolpe lanzado por Robinho, que le ganaba la partida a Piqué y abría a la izquierda para Kaká, que servía al área para que de nuevo Robinho hiciera el primero. Era el minuto 9 y el tanto premiaba a una escuadra italiana que había salido muy metida en el encuentro.

Los locales estaban cómodos pero poco a poco el Barcelona empezaba a manejar la posesión de la pelota aunque todavía sin profundidad. En el minuto 23, en un contraataque conducido por Iniesta, Messi recibía en la parte derecha del área grande y recortaba hacia dentro antes de definir al palo corto haciendo el empate. El resultado era justo por lo visto sobre el tapete, ya que los locales fueron a menos aunque en ningún momento le perdieron la cara al partido.

El Barça seguía llevando la iniciativa y el Milan se mostraba muy agresivo buscando el robo de balón con salidas en tromba de Kaká y Robinho. Esta tendencia se prolongaría hasta alcanzar el descanso. El ritmo del encuentro iba a menos con posesiones largas del Barcelona y con el conjunto de Allegri esperando con las líneas muy juntas.

La segunda mitad comenzó con el mismo guión del primer tiempo. La batuta la llevaban los visitantes pero el Milan seguía esperando el fallo del rival y trataba de crear peligro en cada oportunidad que tenían de lanzar la contra. En el minuto 52, Robinho recibía de Muntari pero el brasileño no logró controlar delante de Valdés y la ocasión se perdía.

La reacción blaugrana no tardó en llegar a través de las botas de Iniesta. El Barcelona comenzaba a monopolizar la posesión de balón, asegurando los pases y sin perder la posición en ningún momento. En el minuto 70, Messi veía el desmarque de Adriano a la espalda, el brasileño recibía y su definición fue defectuosa enviando el balón fuera. Era la ocasión más clara de los del ‘Tata’ en la segunda mitad.

Con este guión se iba a llegar al final del encuentro, el Barça no encontraba el hueco ante un Milan bien posicionado. Los visitantes llegaron a alcanzar un 91,7% de posesión en el partido pero no lograron los tres puntos que le dejaban en una gran posición de cara a la clasificación para octavos.


 

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies