La portada  

   

   

Twitter  

   

Youtube  

   

Facebook  

   

Te recomendamos  

   
   

Mario Balotelli cambia los escándalos por fútbol en Niza

Detalles
Compartir en La Tafanera
Compartir en Menéame
Compartir en Tuenti
Compartir en Digg it!
Compartir en Cabozo

Con tan sólo 26 años, el futbolista Mario Balotelli se ha convertido en uno de los personajes más ilustres del fútbol moderno. No sólo por su calidad como jugador, algo que puede llevar a discusión, sino también por una vida llevada por los escándalos desde que en un lejano 2007 hiciera su debut en la élite. Ahora que la vida le sonríe en Francia, repasamos sus líos y sus números como profesional.

Para conocer de primera mano los motivos de la extravagante vida de Mario Balotelli, quizás habría que remontarse hasta su infancia y en ese tipo de vida que llevó y que no le puso las cosas fáciles. Nacido en Palermo en 1990, sus padres fueron inmigrantes ghaneses que se instalaron en Italia en busca de un futuro mejor. A los dos años, sus progenitores solicitaron ayuda a los servicios sociales italianos, tras diagnosticarle una enfermedad intestinal que el hoy delantero centro, padecía desde su nacimiento. El Tribunal de Brescia, ciudad donde vivían, decidieron que debido a los 20 inmigrantes más que vivían en esa casa y la falta de higiene en la misma, Mario tenía que adoptado por alguna familia italiana. A partir de ahí la relación con sus padres biológicos cambió, hasta el punto de no hablarse hoy día. 

Para liberarse de toda esa presión familiar, ‘Super Mario’ como ya se le apodaba desde bien pequeño, empezó a jugar al fútbol en los equipos de su barrio y ya con 15 años fue fichado por el Lumezzanne. Tras batir el récord de goles en el equipo juvenil (tenía una media de más de un gol por partido), fue ascendido al primer equipo todavía siendo adolescente, debutando en la Serie C1, la tercera división italiana. Este hecho no pasó desapercibido para los grandes clubes, donde Manchester United o FC Barcelona se interesaron por incorporarle.

Precisamente, fue el equipo ‘blaugrana’ el que estuvo más cerca de conseguir su fichaje. Fue en 2006 y Balotelli estuvo a prueba con los ‘culés’ durante tres días, tiempo suficiente para demostrar su valía: en dos partidos amistosos con el juvenil, marcó ocho goles. Estaba claro que Balotelli llegó a la Ciudad Condal para quedarse pero la falta de un acuerdo económico entre el Barça y los representantes del jugador frustró la operación. ‘Super Mario’ estuvo viviendo tres días en La Masía, donde hizo buenas migas con Thiago Alcántara con el que aún hoy mantiene contacto.

Fue en 2006 cuando ‘Super Mario’ tuvo que decidirse y prefirió continuar su carrera en Italia, el país que le vio crecer. Fichó por el Inter de Milán, donde continuó con su media de más de un gol por partido en el equipo ‘primavera’ milanés, es decir, los sub-19. El crecimiento deportivo de Balotelli iba en aumento y tan sólo era cuestión de tiempo que ascendiera al primer equipo interista. Esto sucedió cuando acababa de cumplir 17 años en un partido de la serie A que enfrentó a Inter y a Cagliari en San Siro. Los ‘nerazzurros’ vencieron por 2-0 y Balotelli entró en la segunda parte sustituyendo a David Suazo. Pero fue tres días más tarde cuando su nombre empezó a acaparar las portadas de los periódicos de Milán: fue titular en un partido de la Copa italiana frente a la Reggina, donde consiguió anotar dos goles en la victoria del Inter por 4-1. La carrera de Balotelli empezó a despuntar.

En su primera temporada, ‘Super Mario’ marcó 7 goles en 15 partidos. A partir de la temporada 2008/09, con José Mourinho recién aterrizado a San Siro, Balotelli empezó a ser un asiduo en las convocatorias y en el ‘once’ titular interista. Eso sí, fue con la llegada del técnico portugués cuando empezaron los primeros problemas. En un partido de Champions disputado en diciembre de 2008 frente al Rubin Kazan ruso, Balotelli fue amonestado en el minuto 42. Según contó años más tarde Mourinho, en el descanso, se pasó 14 de los 15 minutos hablando con el jugador para que no se enfadara y no le volvieran a sacar tarjeta por la escasez de puntas que tenía el Inter para ese partido, al que no llegaron Diego Milito por sanción y Samuel Eto’o por lesión. Tras esa charla, en el minuto 1 de la segunda parte, Balotelli vio la roja y fue a partir de ahí cuando la relación entre Mario y José empezó a cambiar. Fuera del campo, fue detenido por disparar con una pistola de juguete a los transeúntes, mientras iba en coche en una de sus salidas nocturnas por Milán.

Fue en marzo de 2010, dos meses antes de ganar la Champions en el Bernabéu, cuando Mourinho decidió apartarlo de una lista de convocados. Ese día, el Inter tenía partido de Serie A frente al Livorno y Balotelli había dicho días antes en un canal de televisión que “soy seguidor del Milán”. Esas declaraciones tuvieron un efecto inmediato en la afición ‘nerazzurra’ que convirtió San Siro en un concierto de silbidos e insultos, cada vez que Balotelli tocaba la pelota. Un mes después, en el partido de semifinales de Champions frente al Barcelona disputado en Milán, Mario se quitó la camiseta, la tiró al suelo con desprecio y empezó a insultar a los aficionados, mientras sus compañeros celebraban la victoria. Balotelli no volvió a enfundarse la camiseta del Inter de Milán nunca más.

A finales de esa temporada, y a pesar de la marcha de Mourinho al Real Madrid, Balotelli estaba convencido en dejar el Inter. En agosto de 2010 se confirmó su fichaje por el Manchester City en una operación que rondó los 28 millones de euros. Así pues, Balotelli abandonó el Inter tras jugar 86 partidos y marcar 28 goles. En Manchester estuvo dos temporadas y media, siendo la 2011/12 la más importante para él: marcó 17 goles en la Premier y fue el autor del pase a Agüero que le sirvió al City ganar la liga después de 44 años sin hacerlo. Fue durante ese año 2012 y tras una gran Eurocopa, en la que se erigió como héroe italiano hasta la final en la que fue derrotado por 4-0 por España, cuando pasó a ser representado por el también polémico Mino Raiola que le prometió ganar 3 Balones de Oro antes de retirarse.

A pesar de sus grandes números en el City, Balotelli empezó a ir de polémica en polémica. A las dos semanas de aterrizar en Manchester, estrelló su lujoso coche en la ciudad deportiva de Carrington, lugar de entrenamiento de los ‘citizens’. Cuando la policía llegó, se encontraron que el delantero llevaba una importante suma de dinero en los bolsillos a lo que ‘Super Mario’ declaró: “es que soy rico”. Con sus compañeros de equipo también ha tenido rifirrafes: en diciembre de 2011 se peleó con Micah Richards en un entrenamiento después de un cruce de palabras entre ambos, con Carlos Tévez también acabó a golpes a mediados de 2012 e incluso con los juveniles del City, a los cuales les lanzó dardos desde su balcón porque “me aburría”, según confesó. También con los rivales: lesionó a Goran Popov (Dinamo Kiev) después golpearle con una patada voladora en un partido de Europa League y pisó la cabeza del jugador del Tottenham, Scott Parker, 'match' correspondiente a una jornada de Premier. En el plano personal también fue una fuente de información constante para los tabloides sensacionalistas británicos: de reunirse con ‘capos’ de la mafia italiana, a vérsele con una actriz porno, prender en llamas a su propia casa durante una fiesta con fuegos artificiales, ser expulsado de un centro comercial, perder una joya de 12.000€ en un entrenamiento o constantes multas por sus salidas nocturnas, fueron algunas escenas de la extravagante vida que Balotelli llevó en Manchester. 

El por aquel entonces técnico de los ‘citizens’, Roberto Mancini no daba crédito y más cuando en un partido de pretemporada frente a Los Ángeles Galaxy, Balotelli se quedó solo ante el portero y decidió intentar marcar...¡de tacón! Obviamente falló, Mancini lo sustituyó de inmediato y eso acabó por empeorar su relación con el técnico italiano que, cansado de sus constantes polémicas, acabó aceptando su marcha al Milán en enero de 2013 por 20 millones de Euros. El equipo de sus amores. Abandonó Manchester con buenos números: 30 goles en 80 partidos, tras dos temporadas y media.

Su debut con la camiseta ‘rossonera’ no pudo ir mejor para el bueno de Mario. Dos goles frente al Udinese y que ayudaron al Milán a remontar el encuentro (2-1). Al final, 12 goles en 13 partidos en sus primeros 6 meses con el Milán. La temporada siguiente (2013/14) anotó 14 en 30 partidos en la Serie A, no sin antes dejar uno de sus últimos líos: acusó al jugador Spolli, del Catania, de abusar de él racialmente durante un partido. Finalmente, por falta de pruebas, la Federación italiana cerró el caso. A final de esa temporada, y con la crisis económica milanista a la orden del día, empezó a correr el rumor de que el Liverpool estaba interesado en sus servicios para sustituir a Luis Suárez que ese verano había firmado por el Barcelona.

La vuelta a Inglaterra de Balotelli se confirmó en agosto de 2014. Los ‘reds’ pagaron 16 millones de Libras al Milán, equipo en el que ‘Super Mario’ marcó 30 goles en 54 partidos. Nada más llegar a la ciudad que vio nacer a los Beatles, Balotelli se vio envuelto en la primera polémica. Durante un amistoso frente al Wolverhampton, reincidió en uno de sus errores pasados: tras disputar un balón con George Saville, éste cayó al suelo y Balotelli aprovechó para darle una patada la cabeza. El árbitro incluso paró el encuentro para que Brendan Rodgers, técnico ‘red’, sustituyera al delantero italiano y así proseguir el partido de manera normal. Por suerte para Mario, el encuentro fue a puerta cerrada y no existen imágenes de ese altercado. Sus constantes lesiones, polémicas y la falta de goles (1 en toda la temporada de Premier), auguraban un futuro breve en Liverpool para Balotelli y más, cuando en abril de 2015 se negó a formar parte de la expedición ‘red’ que debía enfrentarse al Arsenal alegando una lesión. A final de esa temporada, el Liverpool decide cederlo y el Milán de nuevo llamó a su puerta. Los rumores ya se extendían en la prensa deportiva internacional: ¿puede un futbolista estar acabado a los 25 años?comercial, perder una joya de 12.000€ en un entrenamiento o constantes multas por sus salidas nocturnas, fueron algunas escenas de la extravagante vida que Balotelli llevó en Manchester. 

Su segunda época en Milán parecía dar una respuesta afirmativa a esta pregunta. 1 gol en 20 partidos disputados en la Serie A y, con una vergonzosa cláusula ‘anti-polémicas’ que el club ‘rossonero’ le obligó a firmar, forman parte de una temporada para olvidar tanto para él como para el equipo, que no pudo ni clasificarse para ninguna competición europea.

Su vuelta a Liverpool en julio de este año fue noticia por la negativa de Jurgen Klöpp, el entrenador ‘red’ en mantener al italiano en la plantilla. A punto de cerrarse el mercado de fichajes, fue regalado a los franceses del Niza, tras rescindirle el contrato. Y llegó con una presión añadida: sustituir al que era la gran estrella, Ben Arfa recién fichado por el PSG.

Espanyol, Sion y Palermo fueron los equipos que mostraron más interés en Balotelli, pero éste se decidió por jugar en la Ligue 1 debido al clima y a la situación de la ciudad en la que ha empezado a vivir desde este pasado mes de agosto. Y parece que su decisión, esta vez ha sido acertada. En su partido de debut en la competición Balotelli anotó sus dos primeros goles en Francia frente al Olympique de Marsella, al que su equipo derrotó por 3-2. De momento, Balotelli lleva 5 goles en 3 partidos en la Ligue 1, no ha montado ningún escándalo, su equipo es líder superando al Mónaco o al PSG y ya se rumorea con su vuelta a la selección italiana, a la que lleva sin ir convocado desde 2014. Estos números no se verán aumentados en el próximo partido del Niza, ya que fue expulsado en el último encuentro de liga en el tiempo de descuento tras un rifirrafe con un rival. El entrenador francés Lucien Favre tiene claro que "queda mucho por pulir en Balotelli, pero aunque sea un cambio mínimo, ya estaremos contentos con él"

Parece Balotelli un jugador nuevo desde que llegó a Niza. Tanto que incluso ha regalado ropa de una conocida marca italiana a sus compañeros de equipo. Se ha "reinventado" a sí mismo no solo como jugador, sino también como persona. Su camiseta es la más vendida en la tienda oficial del club, desde que el italiano fichara. Por poner un ejemplo, el día de su presentación se vendieron más de 1000 elásticas con su nombre y el número '9' a la espalda. El equipo 'niçois' espera vender unas 15.000 aproximadamente a final de temporada. De momento, no es algo que parezca descabellado. Su carácter díscolo arreció en sus primeras críticas en la última jornada de la Europa League, donde 'Balo' no tocó prácticamente la pelota (0-1 para el Schalke 04). Pero ésto queda atrás, recordando sus números en Liga y el liderato conseguido por un equipo, por el que no se apostaba nadie ni un Euro antes de que Balotelli llegara. El delantero italiano está cumpliendo los sueños de una nueva generación de seguidores 'niçois' que nunca han visto a su equipo ganar un campeonato (el último data de la temporada 1958/59). Este puede ser el año del Niza y el de 'Super Mario'.

La vida le sonríe de nuevo a Balotelli. Ese jugador al que su representante Mino Raiola admira y al que éste compara con Ibrahimovic, su otro representado ilustre. Queda mucho para saber si podría llegar a ser igual de buen jugador que el sueco si estuviera centrado, pero lo que está claro es que el fútbol echaba de menos a Balotelli.

  • No se han encontrado comentarios

Deja tus comentarios

0
   

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto
ARAB 
© Manda Pelotas