El gran reto de Carlo Ancelotti en el Bayern Múnich

Detalles
Compartir en La Tafanera
Compartir en Menéame
Compartir en Tuenti
Compartir en Digg it!
Compartir en Cabozo

Con el balón de la Bundesliga a punto de echar a rodar, el Bayern de Carlo Ancelotti se enfrenta una vez más al desafío de conquistar la Liga de Campeones. El club teutón es el gran favorito para el campeonato nacional, pero las miras de sus aficionados están puestas en Europa. El técnico italiano continúa su camino hacia heredar el testigo de Pep Guardiola.

El gigante alemán es uno de los mejores equipos del mundo y no puede contentarse con ganar la liga alemana, algo que le deja en una situación delicada si tenemos en cuenta la dificultad que supone enfrentarse a esos Real Madrid, Barcelona y PSG, entre otros. Basta con remontarse a la trayectoria de Guardiola entre 2013 y 2016 para comprobar que, incluso conquistando tres ligas consecutivas, parece no ser suficiente para que sea considerado un ciclo triunfal.

  • Las comparaciones son odiosas

El técnico italiano cogió las riendas del club bávaro el año pasado y comenzó su andadura de la mejor manera posible: ganando la Supercopa de Alemania tras derrotar al Borussia Dortmund, una hazaña que recientemente ha repetido ante el mismo rival. En lo que al título liguero se refiere, el Bayern fue una apisonadora y conquistó el campeonato con una ventaja de quince puntos sobre el segundo clasificado, el sorprendente Leizpig.

En la Liga de Campeones, el Bayern dio por finalizado su camino hacia la cima en la eliminatoria ante el Real Madrid. Una eliminatoria inicialmente igualada en la que el conjunto a cargo de Zidane terminó elevándose gracias a la gran noche de Cristiano Ronaldo. Siendo así, el primer año de Ancelotti a los mandos del club alemán ha sido bastante similar al del ahora entrenador del Manchester City.

Por su parte, Guardiola completó tres años a los mandos del equipo y conquistó tres veces la liga, algo que parece no ser suficiente si tenemos en cuenta que tanto directiva como aficionados ansían volver a ganar la Liga de Campeones, algo que no sucede desde 2013.

  • Apuntalando la plantilla

Una vez asentado en el banquillo del Allianz Arena, el técnico nacido en Reggiolo se enfrenta a su segunda temporada, y lo hace con la intención de mejorar lo conseguido durante el curso pasado. De nuevo, el Bayern parte con el objetivo —más bien obligación— de luchar por alzarse con la ansiada Liga de Campeones. No será fácil, pero un club destinado a dominar la competición nacional año tras año está obligado a mirar mucho más allá; está obligado a competir contra los mejores del mundo.

Para ello, el club alemán se ha hecho con los servicios de James Rodríguez, que está llamado a convertirse en uno de los puntales del equipo. James demostró a todas sus virtudes durante su primera campaña en el Real Madrid (curiosamente, a las órdenes de Ancelotti), aunque finalmente su irregularidad, así como el hecho de ser eclipsado por el incombustible Cristiano Ronaldo o el explotar de Isco Alarcón, le han llevado a salir del club español con la sensación de haberse estancado en su camino hacia ser uno de los mejores futbolistas del mundo.

Sea como fuere, las expectativas con el jugador colombiano son muy altas en Múnich. Dejando a un lado a la que teñoricamente será una de las estrellas del equipo, el club continúa reforzándose con la intención de apuntalar su gran plantilla, comandada por jugadores de prestigio como Robert Lewandowski, Thomas Müller, Arturo Vidal y Manuel Neuer, entre otros. Uno de los nombres propios es Corentin Tolisso, centrocampista llamado a suceder a Xabi Alonso y por el que el Bayern ha pagado algo más de 40 millones de euros al Olympique de Lyon.

Niklas Süle y Sebastian Rudy, ambos internacionales con Alemania también han recalado en las filas del Bayern. El primero llega procedente del Hoffenheim y se perfila como una gran apuesta de futuro. Un central experimentado, corpulento y joven (21). Por su parte, Rudy llega con la carta de libertad, también procedente del citado Hoffenheim, después de haber militado siete años en sus filas.

Con la Bundesliga a punto de dar su pistoletazo de salida y apenas dos semanas antes de que el mercado eche el cierre, Carlo Ancelotti mantiene la columna vertebral de una plantilla de ensueño, pero no renuncia a seguir mejorándola de cara a lo que le espera. Un segundo año en el que no solo debe confirmar su buena marcha en lo que respecta a logros nacionales, sino en el que además vuelve a contar con el objetivo de conquistar la Liga de Campeones.

Twitter: @RobePineda9

  • No se han encontrado comentarios
Por favor, acceda con sus datos para poder comentar
   

Login Form

   

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto
ARAB 
© Manda Pelotas