Guerra en ‘Can Barça’

Las últimas declaraciones entre el triángulo Pep-Tito-Rosell han levantado el murmullo en la afición culé. Guardiola se encuentra molesto con Rosell, y Tito con el propio Pep. ¿Qué ha ocurrido realmente? ¿Puede afectar esto en el aspecto deportivo?

27 de Abril de 2012. El Barcelona comunica de manera oficial que Guardiola no continuará como entrenador. Pese a que, según Pep, estaba pactado que no se nombrara sucesor en la rueda de prensa de despedida, Andoni Zubizarreta publicó que el sustituto sería el segundo entrenador, Tito Vilanova. Esto molestó sobremanera al entrenador de Sant Pedor, aunque su relación con la directiva no era brillante puesto que Guardiola llegó al banquillo del Barça de la mano de Joan Laporta.

Tras superar un tumor en la glándula parótida, Tito se enfrentaba a un reto mayúsculo en su andadura como primer entrenador: llenar el vacío que dejaba Pep en el banquillo del Camp Nou. En aquel momento comenzaron los primeros rumores en cuanto a la mala relación entre ambos, puesto que Guardiola se habría visto “traicionado” y muchos  consideraban que Vilanova se estaría aprovechando de la obra del de Sant Pedor.

19 de Diciembre de 2012. Casi 8 meses después de tomar la alternativa, Tito recaía de su enfermedad y el banquillo del Barça quedaba desierto. Tras dejar atrás por primera vez el tumor en la glándula parótida en 2011, tenía que volver a pasar por el quirófano para comenzar la recuperación desde cero y decidió viajar a Nueva York para buscar segundas opiniones. Sería Jordi Roura quien dirigiera al equipo provisionalmente.

Esto fue un punto de inflexión en la relación entre ambos entrenadores ya que Pep se encontraba viviendo en la capital neoyorkina y, aunque todo el mundo dio por hecho que Guardiola visitaría a su amigo enfermo, según afirma Tito a día de hoy, dicha visita no se produjo. “Pep era mi amigo, y lo necesitaba, pero no vino a verme”, afirma.  En Enero de este mismo año, el diario ‘Sport’ publicaba: “Encuentro Pep-Tito en Nueva York”, y no dudaron en ampliar que “cenaron juntos aprovechando el anonimato que les ofrecía Manhattan”.

Salvador Sostres, publicó en el diario ‘El Mundo’ que incluso llegó a existir un desencuentro verbal entre las mujeres de ambos, puesto que, según esta información, la señora de Vilanova habría echado en cara a la esposa de Pep que no le hubiera visitado durante su estancia en Nueva York. Ante estos sucesos, Guardiola se ha defendido diciendo que “no pudo visitar a su amigo porque no tuvo posibilidad” y ha acusado a la directiva de Rosell de “utilizar la enfermedad de Tito para hacerle daño”.

A día de hoy, en plena pretemporada, resulta difícil vaticinar cómo puede afectar este conflicto en ‘Can Barça’. Son muchos los que han dudado de la capacidad de Tito para llevar las riendas del equipo y precisamente estas dudas son las que pueden traicionar al propio Vilanova a la hora de tomar decisiones importantes en el seno culé. Guardiola es el entrenador más laureado de la historia del club, y ya existe un sector entre los aficionados que se ha posicionado en el bando del de Sant Pedor en esta ‘guerrilla’. La sombra de Pep es alargada, y si las cosas no salen en el aspecto deportivo, el socio culé puede perder la paciencia.

En este vídeo, puedes ver una cronología de este enfrentamiento:

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies