La Final de Iker

Con la de Cardiff serán diez las que ha disputado con la camiseta del Real Madrid. De las otras nueve que disputó, logró vencer en siete de ellas con solo dos derrotas ante Galatasaray y Boca Juniors en el año 2000. Pese a la mala dinámica, muchos confían aún en que la estrella que le ha acompañado siempre en las grandes citas vuelva a brillar.

Hubo un tiempo no muy lejano en el que la figura de Iker Casillas era poco menos que patrimonio nacional. Sus grandiosas actuaciones tanto con la Selección como con el Madrid pusieron su nombre con letras de oro en los libros de la historia de nuestro fútbol. Desgraciadamente para él, una lesión en su mano izquierda a principios de 2013 provocada por una patada de su compañero Arbeloa, hizo que su carrera deportiva diera un giro de 180 grados.

Todo empezó en diciembre de 2012 cuando José Mourinho decidió relegarle al banquillo por su supuesto mal estado de forma. El técnico luso alegó “ver preparado a Adán” pasando de cualquier crítica de prensa y gran parte de la afición. En menos de un mes Iker recuperó la titularidad, pero su lesión en Mestalla hizo que el club fichara con urgencia a Diego López. El meta gallego fue titular de inmediato, evidenciando así que Adán había sido utilizado más que nada para dar un toque de atención al capitán.

La situación desembocó en un año en blanco y Mourinho saliendo por la puerta de atrás, algo que aún a día de hoy se encargan de recordar a Casillas los más fieles seguidores del portugués alegando que el mostoleño se había ‘cargado’ un proyecto deportivo. Verdad o no, lo único cierto es que el Real Madrid perdió la Copa del Rey frente al Atlético con Diego López como titular y el capitán -que no sabe lo que es perder ante los colchoneros en partido oficial-, sentado en el banquillo.

Parecía que Ancelotti se iba a 'lavar las manos' en el asunto de la portería, pero para sorpresa de muchos, el italiano decidió alinear a Diego como titular en el primer partido oficial de la temporada. Los consejos de Viliam Vecchi, principal valedor del gallego, y el hecho de que Casillas se había incorporado al trabajo más tarde que su compañero tras haber disputado la Copa Confederaciones, fueron los principales motivos.

No obstante, ‘Carletto’ era consciente de la atmósfera que iba a rodear al equipo si Casillas continuaba en un segundo plano y decidió otorgarle al titularidad en Copa y Champions. Tanto él como Diego, se enfrentaban en cada partido contra sí mismos, la presión para ambos era difícil de soportar, pero la competencia favorecía claramente al conjunto ya que los dos guardametas llegaron a superar incluso récords de imbatibilidad.

Desde fuera parecía evidente que la ‘patata caliente’ explotaría en cualquier momento. Y así fue. El primer y único error de ‘bulto’ de Casillas en todo el año llegó precisamente en el momento más importante, en Lisboa. Una media salida que facilitaba el gol de Godín y que a punto estuvo de costarle al Real Madrid la Décima Champions de su palmarés. El destino se alió con Iker por enésima vez. Pese a no estar a su mejor nivel, el equipo conquistó precisamente las dos competiciones en las que él fue el titular. Portero con estrella.

Para su desgracia, parece que ese 'ángel de la guarda' que siempre tenía consigo, ha desaparecido. Tras un Mundial esperpéntico, ha bastado un partido de pretemporada para ver las dudas que afloran en la mente del capitán. Los insultos por parte de un sector de la afición tanto a él como a su familia, han acabado por ‘comerse’ al ‘Santo’. Ha perdido confianza en sí mismo, algo fundamental en un portero. Por si fuera poco el revuelo de la portería, se ha marchado Diego López y ha llegado el portero de moda, Keylor Navas. La presión se multiplica con la Supercopa a la vuelta de la esquina.

Casillas tendrá otra oportunidad en Cardiff. Quizás la última bala. Ancelotti aún confía en la suerte que solía acompañar al mostoleño y que le ha hecho conquistar siete de las nueve finales disputadas con el club de sus amores. La primera fue en París en el año 2000. Saint-Denis vio a Manolo Sanchís levantando la ‘Octava’ Champions de la historia merengue con un niño de apenas 19 años defendiendo la portería.

Las dos derrotas llegaron en ese mismo año. La primera de ellas se produjo en agosto en la Supercopa de Europa que enfrentó a los de Del Bosque frente al Galatasaray. El acierto de Mario Jardel hizo que el trofeo volara a tierras otomanas. En noviembre, el mítico Boca Juniors de Palermo y Riquelme, arrebató la Copa Intercontinental al Real Madrid por 2-1 en Japón.

A partir de ahí todas las finales que ha disputado Iker Casillas se han saldado con victoria para los blancos. Dos años más tarde llegaba la ‘Novena’ en Glasgow. César Sánchez inició el partido como titular, pero una inoportuna lesión obligó a Del Bosque a dar entrada al mostoleño en los minutos finales. Su actuación fue brillante, con tres paradas memorables que salvaron los muebles al equipo y que le sirvieron para afianzarse bajo los palos de la portería más exigente del planeta.

En agosto fue titular ante el Feyenoord en la victoria de los blancos por 3-1 y a finales de ese mismo año, se proclamó campeón de la Intercontinental ante el Olimpia gracias a los tantos de Guti y Ronaldo. 9 años tuvieron que pasar para ver a Casillas disputando una Final a partido único con la elástica madridista, ya que en la derrota copera frente al Zaragoza en 2004, el guardameta fue César.

En 2011, con Mourinho en el banquillo blanco, Iker levantó el único título que se le resistía. Era la 18ª Copa del Rey del palmarés del club 17 años después de ganar la última. 2014 ha visto a Iker Casillas conquistar sus dos últimas finales. En abril, Mestalla fue el escenario de la 19ª Copa del Rey de las vitrinas blancas, mientras que un mes después, Lisboa vio al capitán levantando la ansiada Décima doce años después de aquella Final de Glasgow en la que el mostoleño “se hizo mayor”.

Pese a que no atraviesa su mejor momento, la historia avala al mito del madridismo. Cardiff puede ser un punto de inflexión positivo o negativo; si su actuación transmite sensaciones positivas, es probable que Casillas comience a reencontrarse consigo mismo, de lo contrario, el momento de Keylor llegará y el capitán se verá condenado al banquillo. El escepticismo ya rodea incluso a sus más fieles seguidores, pero si hay algo en lo que ha destacado siempre, es en aparecer cuando menos te lo esperas. ¿Recuperará la estrella que tanto le ha dado? La respuesta, a partir de las 20:45h de este martes.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies