Los amaños desmiembran el vestuario del Levante

El escándalo ha dinamitado la piña granota de JIM. Las sospechas de un supuesto amaño relacionado con apuestas deportivas ha dinamitado la unidad y la estabilidad que reinaba en el Levante. Querellas, acusaciones públicas e inestabilidad están a la orden del día.

El conjunto levantino está completamente dividido. Tras el encuentro frente al Deportivo en el que el Levante palmó por 0-4 en casa, Barkero sacó el dedo acusatorio. Salió a rueda  de prensa criticando la actitud de alguno de sus compañeros, por su falta de intensidad y su poca profesionalidad.

En El Larguero de la Cadena Ser, José Ramón de la Morena destapó un posible fraude de apuestas deportivas. Supuestamente, antes del Levante-Deportivo, un jugador del Levante envía un mensaje a otro jugador del Granada diciendo que el Deportivo les había pagado para dejarse ganar. Este era un mensaje falso para ver si el Granada pica y si pagaría más para que el Levante ganase al Deportivo, rival directo por el descenso.

El jugador del Granada transmite este mensaje al Presidente de la Federación, Javier Tebas, quien lo pone en conocimiento de la Policía y de la Fiscalía de Anticorrupción.

Para ese encuentro, se ve que se hacen apuestas muy elevadas por resultados que nadie imagina como es el 0-3 o el 0-4, caso que da mucho que pensar y deja poco a la casualidad.

Al llegar Barkero al vestuario en el descanso, viendo que ya perdían por 0-3 pone el grito en el cielo, quejándose de la poca profesionalidad de sus compañeros, pues se olía algo. Posteriormente acusa en la rueda de prensa a alguno de los jugadores, entre los que se hallaba Ballesteros, Juanfran, Juanlu y Munúa.

Ballesteros, acusado no sólo por Barkero, sino también indirectamente por Javier Tebas y por JIM al ser retirado de las convocatorias, sale en rueda de prensa a intentar limpiar su honor. Afirma que él es inocente de cualquier acusación y que iniciará un proceso de denuncia a Barkero por calumnias públicas hacia su persona. Después de esa rueda de prensa, no ha querido conceder más declaraciones.

A Barkero le dicen desde dentro del club que o rectifica su acusación o se llevaría cuatro querellas y el no volver a vestir la camiseta del Levante, porque la situación interna del club es insostenible.

El caso es que cuatro jugadores del Levante, una tercera parte del equipo inicial, estaban vendidos para beneficiar unas apuestas deportivas con resultados que teóricamente eran imposibles.

La Policía ya ha iniciado una investigación que saldrá a la luz. Se verá en cuestión de días la ética y moral de aquellos jugadores que pueden haberse vendido por treinta sucias y manchadas monedas de plata.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies