Milan – Liverpool, el milagro de Estambul

Uno de los mejores partidos de la historia del fútbol, el Milan – Liverpool, la Final de la Champions 2004/2005. Corría el año 2005 cuando el 25 de mayo se disputó en Estambul (Turquía) una de las finales más emocionantes de la historia.

Se enfrentaban el Milan y el ‘Spanish Liverpool’ (sobrenombre con el que se conocía desde la llegada de Rafa Benítez y unos cuantos jugadores españoles). El Milan estaba entrenado por Carlo Ancelotti.

En ese Liverpool cabe destacar al jovencísimo Xabi Alonso que era el eje por donde giraba todo el juego de los de Benítez.

TRAYECTORIA DE AMBOS EQUIPOS HASTA LLEGAR A LA FINAL

El Liverpool estuvo encuadrado en el grupo A donde quedó en segunda posición por detrás del Mónaco. En octavos de final eliminó al Bayer Leverkusen (global de 6-2), en cuartos a la Juventus (global 2-1) y en semifinales al Chelsea (global 1-0).

El Milan fue el campeón del grupo F. En octavos eliminó al Manchester United (global 2-0), en cuartos de final al Inter de Milán (global de 6-0) y en semifinales al PSV Eindhoven (global de 5-1).

Los 11 iniciales de ambos equipos fueron:

Milan: Dida;  Defensas: Cafú, Stam, Nesta, Paolo Maldini (C); Centrocampistas: Pirlo, Gattuso, Seedorf, Kaká; Shevchenko y Hernán Crespo como delanteros. También jugaron Tomasson, Serginho y Rui Costa.

Liverpool: Dudek; Defensas: Finnan, Carragher, Hypia, Djimi Traoré; Centrocampistas: Xabi Alonso, Luis García, Gerrard (C), Riise; Delanteros: Kewell y Baros. También jugaron Smicer, Hammann y Djibril Cissé.

El árbitro fue el español Mejuto Gónzalez.

Lo mejor del equipo italiano era su dupla atacante, muy peligrosa. A estos jugadores le surtían de balones Kaká (que era la auténtica estrella del equipo) y un jovencísimo Andrea Pirlo. Como destructor del juego estaba Gattusso y por una banda el siempre excepcional Seedorf. Lo mejor de la defensa, sus dos laterales.

En cuanto al Liverpool no tenía las grandes estrellas de su rival pero Benítez había conseguido hacer un conjunto muy compacto. La delantera era lo peor del equipo sin duda, aunque se sobreponía con el gran medio campo, con un Luis García marcando muchos goles.

El Milan partía como claro favorito para alzarse con la “orejona”, y así salió demostrando que era mejor equipo. Nada más comenzar el partido Pirlo sacó una falta lateral desde la banda derecha que es rematada totalmente sólo por Maldini en el punto de penalti colocando el primer gol del partido en el minuto 1, con el consiguiente enfado de Dudek.

En el minuto 39 un buen contragolpe llevado por Kaká que se la da a Shevchenko y éste da el pase de la muerte para que Crespo pusiera el 2-0 en el luminoso.

Sólo cinco minutos más tarde llegó el tercero de los italianos en otro contragolpe con un espléndido pase de Kaká que dejó sólo al argentino Crespo que bate con una pequeña vaselina a Dudek.

Se llegó al descanso con 3-0 favorable a los italianos, pero aun así la espectacular afición del Liverpool siguió cantando en el descanso con su conocido himno “You´ll never Walk Alone”, como si fueran ellos los que iban ganando.

Tras el descanso paso lo siguiente:

Pasados cinco años, Benítez en una entrevista dijo lo siguiente: “Estaba tomando notas cuando acababa el primer tiempo. Tenía que dar la charla en inglés y se iban a perder muchos matices. Mientras lo preparaba nos metieron el tercero, así que tuve que cambiarlo todo en unos segundos. Les dije que dieran la cara por los aficionados, apelé a su profesionalidad y les señalé que si marcábamos pronto lo podíamos lograr. Luego he visto en vídeo cómo cantaba nuestra gente al descanso y era algo impresionante”. Todavía hoy la gente me para por la calle y me dice que estuvo allí. Nunca ha habido una final más llena de emoción y creo que nunca la habrá. El trabajo da sus frutos, pero el fútbol consta de muchos más factores. En otro equipo, con otros aficionados, no hubiera sido posibleTodavía hoy la gente me para por la calle y me dice que estuvo allí. Nunca ha habido una final más llena de emoción y creo que nunca la habrá. El trabajo da sus frutos, pero el fútbol consta de muchos más factores. En otro equipo, con otros aficionados, no hubiera sido posibleTodavía hoy la gente me para por la calle y me dice que estuvo allí. Nunca ha habido una final más llena de emoción y creo que nunca la habrá. El trabajo da sus frutos, pero el fútbol consta de muchos más factores. En otro equipo, con otros aficionados, no hubiera sido posible 

Todavía hoy la gente me para por la calle y me dice que estuvo allí. Nunca ha habido una final más llena de emoción y creo que nunca la habrá. El trabajo da sus frutos, pero el fútbol consta de muchos más factores. En otro equipo, con otros aficionados, no hubiera sido posible“.

Los de Benítez remontaron el partido en tan sólo seis minutos. El gran protagonista del encuentro fue Dudek que salvó a su equipo en numerosas ocasiones, sobre todo en la prórroga con dos intervenciones seguidas a Shevchenko y en la tanda de penaltis, que con su particular estilo de moverse, paró dos lanzamientos, el último al ucraniano Shevchenko que le dió el quinto título a los ingleses.

PENALTIS

Los cinco lanzadores del Milan fueron: Serginho (fallo), Pirlo (fallo), Tomasson (gol), Kaká (gol) y Shevchenko (fallo).

Los cuatro lanzadores del Liverpool fueron: Hammann (gol), Cissé (gol), Riise (fallo) y Šmicer (gol).

Al final los ‘reds’ se llevaron su quinto título. Ha sido el gran título que ha conseguido en los últimos años, porque poco a poco (también estuvo en alguna semifinal) ha ido perdiendo su presencia tanto en la Premier como en Europa, y ya desde hace unas temporadas no consigue clasificarse para la máxima competición continental.

Al finalizar el encuentro los protagonistas dijeron:

Rafa Benítez: “No tengo palabras para expresar lo que siento. Todo se ha complicado desde el inicio. Intentamos cambiar las cosas al descanso y dijimos que sería diferente si marcábamos. Los jugadores creyeron en la victoria y ganamos”.

Carlo Ancelotti: “El Milan ha jugado una final espectacular. No hemos merecido perder pero hay que aceptarlo. Nos vamos con mucha tristeza por la forma en la que hemos perdido la final de Liga de Campeones. Los penaltis son siempre una lotería, que demuestran que es más importante la parte psicológica que la técnica. El Milan se mereció la Champions porque el Milan fue el mejor equipo”.

Steven Gerrard: “El Milan jugó mucho mejor que nosotros en la primera parte pero hicimos un grandísimo segundo tiempo. Nunca nos rendimos y logramos una victoria histórica. Esta Champions League se la debemos a Rafa Benítez”.

Dudek: “Aún no sé cómo nos llevamos el título. Alguien de arriba nos ayudó en la última parada que hice antes de los penaltis”.

Shevchenko: “Tuve las ocasiones más claras del encuentro y me voy triste por no aprovecharlas. El encuentro lo teníamos controlado pero lo dejamos escapar”.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies