La portada  

   

   

Twitter  

   

Youtube  

   

Facebook  

   

Te recomendamos  

   
   

La mentira que se convierte en verdad

Detalles
Compartir en La Tafanera
Compartir en Menéame
Compartir en Tuenti
Compartir en Digg it!
Compartir en Cabozo

Una mentira repetida en múltiples ocasiones puede convertirse en verdad. Últimamente, esto es lo que sucede con la “violencia” del Atleti. Conviene dejar claro una cosa: el Atleti no es un equipo violento. Sí es un equipo agresivo, que juega al límite y da el alma en cada jugada, pero sin actuar en ningún momento fuera de la legalidad que establecen las normas del fútbol. Conviene recurrir a los datos más fríos para demostrar que el conjunto rojiblanco no juega sucio.

La mentira se acrecienta cuando se dice quesolo saben dar patadas. El insulto roza lo patético cuando en la plantilla rojiblanca hay jugadores de la calidad de Koke, el futuro mediocentro de España, Griezmann y otros tantos más que no destacan por jugar de forma agresiva. Para mas INRI, la defensa del Cholo, formada por Miranda y Godín, ejerce su actividad siendo una de las que menos faltas realiza de la Liga BBVA.

 

Ciñéndonos a los datos más fríos, el Atlético cometió el año pasado 425 faltas. Casualmente, menos que el Real Madrid, que realizó 444 infracciones. Otros equipos, como Sevilla o Valencia , efectuaron 561 y 485 respectivamente. En cuanto a las tarjetas que estos conjuntos recibieron, puesto que miden la dureza empleada son las siguientes. El Atleti recibió 78 amarillas y 2 rojas, mientras que el equipo blanco obtuvo 76 amarillas y 3 rojas. Nada más que alegar, señoría.

 

Como ya hemos demostrado, el equipo colchonero se emplea con fuerza, claro que si, pero dentro de la legalidad. Si bien es cierto que ante equipos como Barcelona o Madrid la agresividad e intensidad tiene que ser llevada al límite establecido, sin sobrepasarlo nunca. Esto es porque ambos conjuntos son mejores que el rojiblanco y la victoria solo es posible si se juega dejándose la piel en el campo, dando todo en cada balón. Las faltas son recursos del juego que se pueden emplear para cortar el juego del rival, siendo el árbitro será el que decidirá su gravedad y reiteración.

Hasta Carlo Ancelotti ha tenido que retractarse. El año pasado, tras un tremendo baile del conjunto rojiblanco en el Calderón durante más de 70 minutos de juego, declaro: “el Atleti es un equipo violento”. Hoy, antes de otro derbi más, ha dicho: “el Atlético de Madrid no es un conjunto violento, esto no es para señoritas”. Rectificar es de sabios.

 

La persecución sobre el juego del Atleti y el propio entrenador argentino es feroz. Esta misma tarde Cerezo ha contestado con amargura y rabia a las provocaciones periodísticas: son unos mierdas, ha manifestado. La situación es conocida por los jugadores, Ansaldi también hablo al respecto: “Es bueno que a la gente le moleste nuestro juego”, dijo el lateral. Los éxitos y el dominio atlético en la pasada campaña traen estas críticas. Molestamos y sobramos. El conjunto de Simeone es el invitado no deseado en la lucha entre los dos todopoderosos y hay que pararlo como sea. Una mala noticia para muchos: seguiremos molestando.

 

  • No se han encontrado comentarios

Deja tus comentarios

0
   

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto
ARAB 
© Manda Pelotas