La portada  

   

   

Twitter  

   

Youtube  

   

Facebook  

   

Te recomendamos  

   
   

Fallece Alfredo Di Stéfano

Detalles
Compartir en La Tafanera
Compartir en Menéame
Compartir en Tuenti
Compartir en Digg it!
Compartir en Cabozo

Alfredo Di Stéfano falleció ayer a las 17:15 horas en el Hospital Gregorio Marañón de Madrid, donde se encontraba ingresado desde el pasado sábado. Fue el rostro más destacado de un Real Madrid al que llegó en una época de dominio absoluto del Barcelona, club que también intentó ficharle. Sin embargo, Di Stéfano llevó al Real Madrid a convertirse en el mejor equipo del mundo ganando, entre otros muchos títulos, cinco Copas de Europa consecutivas. Un hombre que convirtió en leyenda al Real Madrid, y al que el Real Madrid convirtió en leyenda. Una leyenda que nunca se apagará.

Alfredo Di Stéfano es, sin duda alguna, un icono. Una de las figuras más influyentes de toda la historia del fútbol. Un nombre que se situa junto a otros cuatro jugadores, considerados por la FIFA como los cinco grandes. De todos ellos, en una línea temporal, Don Alfredo se sitúa como el primer grande, precediendo a los nombres también eternos de Pelé, Maradona, Beckenbauer y Cruyff. Una leyenda de River Plate, de Millonarios de Bogotá y, sobre todo y ante todo, del Real Madrid.

La figura como futbolista profesional de Di Stéfano apareció por primera vez en Julio de 1945 con River Plate, en un partido contra Club Atlético Huracán. Fue precisamente el club de Buenos Aires quién lo acogería la siguiente temporada en calidad de cedido, tras proclamarse campeón con River Plate.

Con 19 años, Di Stéfano logró la siguiente temporada 10 goles en 25 partidos, comenzando a destapar un potencial que le devolvería a River Plate al final de la temporada 1945/46. Huracán intentó ficharlo tras su temporada, pero no lo logró.  Posteriormente, en 1947, gana nuevamente la Liga con River Plate anotando 27 goles y siendo el máximo goleador, además de ganar la Copa de América con Argentina.

En el año 1949, una huelga multitudinaria de futbolistas provocó la llegada de Di Stéfano al fútbol colombiano, más concretamente al Millonarios de Bogotá. Debido a la huelga, muchos futbolistas llegaron a la liga de Colombia, y Millonarios se convirtió en uno de los mejores equipos del mundo. Alfredo militó 4 temporadas en el equipo de Bogotá, donde ganó 3 ligas y 1 copa de Colombia, siendo además máximo goleador en 1951 y 1952, siendo en el primer año además máximo goleador del fútbol sudamericano en general.

Pero el partido más importante lo jugó en el Santiago Bernabéu, en un amistoso con Millonarios contra el Real Madrid en 1952. Alfredo, desconocido en España hasta el momento, dejó prendada a la afición y los dirigentes blancos. Finalmente, Di Stéfano se convertiría en jugador del Real Madrid tras unas negociaciones en las que también estuvo metido el Barça (llegó a enfundarse la elástica azulgrana, aunque por muy poco tiempo), y comenzaría a forjarse la leyenda de ‘La Saeta Rubia’ en la capital española.

El Real Madrid, que hasta la llegada de Di Stéfano solo había logrado dos títulos de Liga (el Barcelona tenía 6 y el Atlético de Madrid 4, algunos de ellos como Atlético Aviación), se convirtió a partir de ese momento en el mejor equipo del mundo.

Después de su llegada, el Real Madrid ganó 7 de las 10 siguientes Ligas (salvo la 1955/56 – Athletic de Bilbao y las Ligas  1958/59 y 1959/60 – Fútbol Club Barcelona), siendo máximo goleador en 5 de esos campeonatos, además de 5 Copas de Europa consecutivas (1956 a 1960), y dos subcampeonatos más. También ganó la Copa de Su Excelencia El Generalísimo en 1962. En 1956 protagonizó el film “La Saeta Rubia”, en la que protagonizaba su propio personaje en la vida real. Posteriormente, a Don Alfredo se le conoció por este mote.

Tras haberse convertido en la figura más representativa del Real Madrid campeón de todo en la década de los 50 y principios de la década de los 60, además de la primera gran figura de la historia del fútbol, y haber anotado un total de 266 goles con el equipo de la capital entre Liga y competiciones europeas, Alfredo Di Stéfano apuró sus últimos años de carrera en el Espanyol de Barcelona, donde jugó dos temporadas hasta su retirada al final del curso 1965/66. Su último partido de fútbol, por su parte, fue en un partido homenaje jugado entre el Real Madrid y el Celtic de Glasgow.

Di Stéfano será recordado siempre como leyenda madridista, pero también jugó a nivel de selecciones. Don Alfredo jugó con dos selecciones diferentes. Sus primeros pasos como futbolista nacional los dio en Argentina. Con la selección albiceleste jugó tan solo 6 partidos, integrando el equipo que ganó la Copa América de 1947, disputada en Guayaquil, Ecuador. Posteriormente, con su llegada al Real Madrid, Di Stéfano se nacionalizó español y llegó a jugar 31 partidos.

Durante ese tiempo anotó 23 goles, que le valieron para ser el máximo goleador de la historia de la selección hasta que su récord fue batido, años más tarde, por Emilio Butragueño (que llegó a los 26 goles). Nunca llegó a disputar un Mundial ni con Argentina (que renunció a participar en los Mundiales de 1950 y 1954) ni con España (que no se clasificó para el Mundial de 1958 y fue convocado, aunque estuvo lesionado y no jugó, en el Mundial de 1962).

Una vez se retiró de la práctica del fútbol profesional, pasó a ganarse la vida como entrenador, donde a pesar de que no alcanzó el éxito que pudo saborear como jugador, también logró algunos triunfos. Di Stéfano dirigió a equipos como Boca Juniors (con el que ganó una Liga y una Copa Argentina), River Plate (ganó una Liga), Valencia (ganó una Liga y una Recopa de Europa) y el equipo que lo convirtió y al que convirtió en leyenda, el Real Madrid (ganó una Supercopa de España). También dirigió a otros equipos como Elche, Sporting de Lisboa, Rayo Vallecano y Castellón.

Uno de los momentos más llamativos lo vivió cuando todavía actuaba como futbolista. Y es que, en 1963, Di Stéfano fue secuestrado por el Frente de Liberación Nacional de Venezuela durante la estancia del Real Madrid en Caracas con motivo de la celebración de la Pequeña Copa del Mundo de Clubes. El secuestro lo efectuaron dos supuestos policías que le acusaban de tráfico de drogas, pero posteriormente se supo que su secuestro fue simbólico, en acto de protesta contra el régimen político de Venezuela. Finalmente, Di Stéfano fue liberado dos días después.

Alfredo Di Stéfano fue nombrado por el Real Madrid como presidente de honor en el año 2000, y fue el quién recogió el trofeo que condecoraba a la entidad madridista como el Mejor Club del Siglo XX, un título único del que solo el Real Madrid puede presumir hasta ahora y del que sus aficionados se sienten sumamente orgullosos. Además, en 2006, el Real Madrid inaugura el estadio en el que el filial, el Real Madrid Castilla, jugaría sus partidos como local a partir de entonces. El club decidió llamarlo Estadio Alfredo Di Stéfano en honor a la leyenda hispano-argentina.

Alfredo Di Stéfano cumplió 88 años el pasado viernes, con la triste noticia de un nuevo problema de corazón. Estos problemas cardíacos han sido su principal 'bestia negra' desde el primer episodio sufrido en el año 2005. Ahora, 9 años después, una nueva parada cardíaca durante la celebración de su 88º cumpleaños se ha llevado a la Saeta.

Pero aunque su corazón se pare para siempre, su leyenda perdurará por siempre. Alfredo Di Stéfano fue el primer gran futbolista de la historia, y fue el hombre que llevó al Real Madrid a la cima del Olimpo del fútbol de clubes. Una leyenda que permanecerá viva por siempre.

 
 
 
 
  • No se han encontrado comentarios

Deja tus comentarios

0
   

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto
ARAB 
© Manda Pelotas