La portada  

   

   

Twitter  

   

Youtube  

   

Facebook  

   

Te recomendamos  

   
   

Alejandro, el niño canario que dio una lección a los mayores

Detalles
Compartir en La Tafanera
Compartir en Menéame
Compartir en Tuenti
Compartir en Digg it!
Compartir en Cabozo

La imagen deportiva del siglo no es de Cristiano Ronaldo, Messi,ni tampoco de Nadal, Federer, Schumacher o de la retirada definitiva de Michael Jordan. Ni tan siquiera es aquella de Iniesta tras marcar el gol ante Holanda que supuso el primer y único Mundial hasta el momento de España. El protagonista de dicha instantánea es Alejandro, un niño canario de 5 años que dio una lección a dos adultos cuando estos se empeñaron en estropear la diversión de él y de sus compañeros por su juego favorito.

La historia es conmovedora e inspiradora. El hecho tuvo lugar el sábado 10 de mayo de 2013 en Las Palmas de Gran Canaria, en el López Socas. El encuentro de categoría miniprebenjamin, que se disputaba a media mañana, en enfrentaba a dos equipos invictos, Unión Viera B y Barrio Atlántico, en una Liga de Escuela donde el resultado es lo de menos, aunque ganar sea lo más importante para algunos, especialmente para el técnico del Barrio Atlántico quien increpó en varias ocasiones al árbitro en el transcurso del primer tiempo (que dura unos 20 minutos). Durante el descanso siguió hablando con él y en la segunda mitad, tras un choque fortuito entre dos jugadores, el entrenador decidió entrar al terreno de juego para recriminar nuevamente al colegiado.

En ese momento de tensión intervino Alejandro, delantero centro y que antes había marcado el gol que daba ventaja al Viera, y se interpuso entre ambos con los brazos extendidos. La entrenadora de su equipo también entró para preguntar al jugador qué hacía: “Oh, para que no se peleen”, recuerda Ana Afonso que le contestó el joven.

Javier, padre del protagonista no sabía que su hijo era quien cortaba la lamentable imagen que se estaba presenciando en el López Socas. “Alejandro no quería que siguieran gritándose, sólo quería jugar”, comenta un sorprendido padre que nunca se esperó tal reacción de su pequeño. “Sólo le dije que hizo bien”, explicó orgulloso por ese gesto de deportividad y civismo de su vástago.

Tal acto supuso que todo el estadio abandonase esa situación acalorada para aplaudir el gesto realizado por Alejandro. “Fue algo que nos impactó. El gesto del niño fue memorable. Logró con ello paralizar la acción y hacer que las dos aficiones cambiásemos de actitud y aplaudiésemos su iniciativa. Fue una cosa realmente hermosa” expone uno de los asistentes al partido.

Desde ese momento, la imagen tomada por Rubén López Estupiñán ha dado la vuelta al globo y ha servido para educar a sus mayores y a muchos de los ídolos de un niño que al ver tal vergonzosa escena, pensó que aquello no estaba bien: “No quería que discutieran. Intervine en modo “paren, paren, paren”. Me hicieron caso y se separaron”, comentó. “Me gusta el juego limpio”, sintetizó el joven que fue distinguido por los Reyes con un Premio Nacional al Deporte.

@Diego_R_Moreno

  •  

Gente en la conversación

Deja tus comentarios

0
   

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto
ARAB 
© Manda Pelotas