La portada  

   

   

Twitter  

   

Youtube  

   

Facebook  

   

Te recomendamos  

   
   

El fútbol, según Eduardo Galeano

Detalles
Compartir en La Tafanera
Compartir en Menéame
Compartir en Tuenti
Compartir en Digg it!
Compartir en Cabozo

“Como todos los uruguayos, quise ser jugador de fútbol. Yo jugaba muy bien, era una maravilla, pero sólo de noche, mientras dormía durante el día era el peor pata de palo que se ha visto en los campitos de mi país”. Con esta confesión del autor empieza El fútbol a sol y sombra, el libro que Eduardo Galeano (Montevideo, 3 de septiembre de 1940) ha dejado como legado a la literatura deportiva. El escritor uruguayo, falleció este lunes a los 74 años en la capital charrúa víctima de un cáncer de pulmón.

“La historia del fútbol es un triste viaje del placer al deber. A medida que el deporte se ha hecho industria, ha ido desterrando la belleza que nace de la alegría de jugar porque sí. En este mundo del fin de siglo, el fútbol profesional condena lo que es inútil, y es inútil lo que no es rentable”.

Para Galeano, el fanático “es el hincha en el manicomio”, el gol “el orgasmo del fútbol” y el árbitro “es arbitrario por definición. Raras veces alguna decisión coincide con la voluntad del hincha, pero ni así consigue probar su inocencia. Los derrotados pierden por él y los victoriosos ganan a pesar de él. Coartada  de todos los errores, explicación de todas las desgracias, los hinchas tendrían que inventarlo si él no existiera. Cuando más lo odian, más lo necesitan”, indica en su obra que a pesar de ser escrita en 1995, tiene y tendrá vigencia de por vida

Gente en la conversación

Por favor, acceda con sus datos para poder comentar
   

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto
ARAB 
© Manda Pelotas