Un partido de despedidas (4-2)

El Real Madrid se impuso a Osasuna (4-2) en el último partido de la temporada, lleno de despedidas y con un Bernabéu dividido en torno a la figura de Jose Mourinho. El Madrid termina curso ganando, pero como durante toda la temporada, sus victorias no han servido de nada.

Adiós a la temporada liguera, adiós a Mou, adiós a Ricardo, adiós a Perez Lasa, adiós a Carvalho, adiós a Higuaín… Este último encuentro del Real Madrid en el Bernabéu ha estado cargado de despedidas. La principal y que todos conocíamos era la de Jose Mourinho, su último partido como entrenador merengue. El Bernabéu se mostró dividido durante todo el partido con sus gritos a favor y en contra del luso. Podría decirse que ha sido la atracción de este último choque liguero en el Bernabéu. El propio Pérez Lasa tuvo que dispersar una nube de periodistas que rondaban al entrenador del Madrid porque no podía empezarse el partido.

Pérez Lasa, otro que se va. Este ha sido el último encuentro del colegiado vasco. Por parte del conjunto rojillo se retiraba hoy también una figura mítica de la portería navarra, Ricardo. Qué mejor manera de despedir a dos grandes del futbol español que un partido en el Santiago Bernabéu.

En cuanto al partido de esta tarde, muy relajado. El Madrid, cargado de suplentes, jugó calmado y le bastó para ganar a Osasuna. El tema de la portería blanca no tuvo polémica, pues jugó Jesús, el tercer portero de la plantilla. Y todo sea dicho, el chaval se marcó un auténtico partidazo. Bravo por el canterano.

La alineación inicial de la defensa  que planteaba Mou era completamente diferente al resto de la temporada. Jugó Callejón de lateral derecho y Arbeloa de izquierdo, y en el centro de la zaga Albiol y Carvalho.

A pesar de una alineación rara, el Madrid se adelantaba en el minuto 34’ de la mano de Higuaín, que entra en la Historia del Club tras igualar a Juanito con la cifra de 121 goles marcados con la elástica blanca. Con este gol, el Madrid superaba  a los 100 goles marcados en esta temporada, otro hito goleador. Este podría haber sido el último partido con el Madrid del ariete argentino, y cumplió marcando.

Inmediatamente después, en un corner en el 37’, Essien marcaba el 2-0 e iba corriendo a celebrar el tanto con su “daddy” Mourinho.

La primera parte estuvo definida por los goles del Pipita y de Essien y por la buena actuación de ambos arqueros bajo los palos, grandes paradas de Jesús y de Riesgo.

En la segunda mitad, recortaba distancias Osasuna con ungolazo en el 51’ desde la lejanía de Roberto Gómez, que enchufó un zurdazo imposible de detener para el canterano madridista. Salía Osasuna muy enchufado y el Madrid completamente desaparecido. No reaccionó tras el tanto charrúa y en el 62’ Cejudo igualaba el electrónico con un cabezazo tras ganarle la espalda a Nacho, que había entrado por Di María.

Con el marcador en tablas, el Madrid empezaba a despertar. Respuesta inmediata del Madrid en el 69’ y en una bonita jugada de combinación entre Özil y Benzema, el galo marcaba el 3-2. Hubo cambio de guardametas en Osasuna, dando entrada Medilíbar a Ricardo en el que ha sido su último partido como profesional. Buen detalle del técnico de Osasuna.

En el 80’ Mou daba entrada a otro canterano, Omar Mascarell en lugar de Özil.  El partido parecía ya dictado para sentencia, pero Callejón tenía que marcar su golito. En el 87’ en una contra de esas que sólo el Madrid sabe hacer, el de Motril marcaba el definitivo 4-2, aunque tuvo una última que podría haber engordado el marcador.

Partido bonito y soleado en Chamartín que define el cambio de ciclo en el Real Madrid.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies